Número en el brazo del sobreviviente del Holocausto (Shutterstock) (Shutterstock)

Un sobreviviente del Holocausto dijo que todo su cuerpo estaba temblando cuando celebró su bar mitzvá en el Muro de los Lamentos.

Por Unidos con Israel, con los archivos del Jerusalem Post

Mientras que la mayoría de los hombres judíos celebran sus bar mitzvot  a los 13 años y las mujeres sus bat mitzvot a los 12, un grupo de 80 sobrevivientes del Holocausto francés llegaron recientemente a Israel para celebrar su bar mitzva unos 80 años tarde. El viaje fue organizado por Israel Experience, que es el brazo educativo de la Agencia Judía, y el Fondo Social Judío Unido de Francia en Israel (FSJU).

«Estoy haciendo esto en memoria de mi familia que murió en la Shoah», dijo Jacues Innedjian. «Estoy haciendo esto por mi madre: la llevaron a Auschwitz y nunca volvió a casa».

«Es una sensación que está sacudiendo todo mi cuerpo», dijo Innedjian, mostrando su brazo con un número tatuado. “Este número era el número de mi madre, es lo único que me queda de ella. Tatué su número en mi brazo para que ella esté conmigo donde quiera que vaya «.

El evento también fue educativo, asegurando que las generaciones futuras recuerden el Holocausto, sus víctimas y sus sobrevivientes.

«El propósito de estos viajes es brindar a los participantes una visión completa y de calidad del país y brindarles una experiencia israelí digna de ese nombre», dijo Amos Hermon, director general de Israel Experience, según cita el Jerusalem Post. «Continuaremos operando entre las comunidades judías para localizar a los sobrevivientes del Holocausto y sus familias, dándoles la oportunidad de transmitir sus historias a las generaciones más jóvenes».

En su primer viaje a Israel, el sobreviviente Amar Joseph dijo que ponerse tnateefilín (filacterias) en el Muro de los Lamentos fue un «momento de magia».

«Todo es muy emocionante para mí». «He venido aquí en memoria de mi familia, para conmemorarlos y para recordar la forma en que fueron asesinados en el Holocausto».

Joseph agregó que mantener viva la tradición judía es extremadamente importante y ayuda a «preservar la memoria de mi familia».

Rose Coneon tenía siete años cuando se escondió de los nazis. Cuando se le preguntó sobre sus experiencias, recordó que no tenía nada para comer o jugar. «Fue muy difícil de recordar», dijo mientras miraba al Muro de los Lamentos. “Me siento muy bendecida de estar aquí. Hay algo eléctrico en el aire, realmente puedes sentirlo”.

«Me estoy conectando con mi judaísmo, mis raíces», agregó.

Donate to Israel