En un mundo donde existe un aumento considerable de las tensiones entre los musulmanes y los judíos, promovidas, como no, por los islamistas, Azerbaiyán sigue siendo un amigo inquebrantable del Estado judío.

Azerbaiyán, un país pequeño con una mayoría musulmana chiíta que limita con la República Islámica de Irán, ha demostrado poder ser un honrado aliado del Estado de Israel en particular y de Occidente en general. En efecto, el canciller azerí, Elmar Mammadyarov, ha expresado su satisfacción por el fomento de las relaciones entre Israel y Azerbaiyán. Mammadyarov ha afirmado que su país, se encuentra entre Irán y Rusia, y que en la actualidad tiene una disputa territorial gigantesca con Armenia por la región de Nagorno-Karabaj, que es reconocida internacionalmente como territorio cuya soberanía corresponde a Azerbaiyán». A pesar de sus difíciles vecinos y de diversos conflictos internos, él ve una «gran oportunidad» para ampliar las relaciones de Azerbaiyán e Israel.

Azerbaiyán ha mantenido, y continua manteniendo  una estrecha relación con el Estado de Israel desde que el país logró su independencia de la Unión Soviética en 1991. He aquí algunos ejemplos que permiten ver las florecientes relaciones entre los dos países: Azerbaiyán suministra a Israel el 40 por ciento de su producción de petróleo. Otro; la existencia de relaciones comerciales que constan de más de $ 4 mil millones donde Israel proporciona asistencia agrícola y tecnológica a Azerbaiyán. Por otra parte, una vibrante comunidad judía ha existido pacíficamente dentro de Azerbaiyán durante los últimos 1.500 años, compuesta por sefardíes y  ashkenazies. La comunidad judía no ha sido ni perseguida ni discriminada. De hecho, Azerbaiyán, también sirvió como un refugio seguro para los judíos que huyeron del Holocausto. Todo esto ha ayudado a reforzar las estrechas relaciones entre los dos países.

Como era de esperar, Irán se opone a la buena relación entre Azerbaiyán e Israel, y en ocasiones ha expresado su oposición de forma violenta y amenazante. Sin embargo, esto no ha impedido a Azerbaiyán la formación de una relación estrecha con el Estado de Israel. De hecho, en varias ocasiones dirigentes del país han dicho públicamente que el país apoya a Occidente en la Guerra contra el Terrorismo. De hecho, después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, Azerbaiyán fue el primer país en abrir sus cielos a los Estados Unidos y, actualmente continúa permitiendo que aviones norteamericanos se abastezcan de combustible dentro del país.

Como dijo el ex embajador de Israel en Turquía, Pinhas Avivi: «Nuestra posición es la siguiente: Reconocemos el principio de la integridad territorial de Azerbaiyán. No tratamos de ocultar el hecho de que nuestras relaciones con Azerbaiyán es más intensa y gratificante que las relaciones con Armenia, siendo esta sumamente importante en materia estratégica para nosotros». Finalizó estableciendo que, «tenemos objetivos comunes. Entendemos la preocupación de Azerbaiyán con su vecino iraní, mejor que nadie, y eso es una buena base para el acercamiento»,

Por Rachel Avraham