(Shutterstock) (Shutterstock)

Related:

Estimados miembros de la junta directiva de Ben & Jerry’s:

Por:

Alan Baker.

En el entorno empresarial despiadado, global y feroz de hoy en día, es impresionante ver la acentuación de su empresa en las causas de la justicia social como base para mantener la integridad de la marca y los valores centrales corporativos, así como para mejorar la calidad de vida a nivel local, nacional e internacional. Promover valores como los derechos humanos y la dignidad, el apoyo a la justicia social y económica y la protección y restauración de los sistemas naturales de la Tierra tienen el potencial de hacer que el sabor y la calidad de sus helados sean más agradables, tanto literal como figurativamente.

Sin embargo, su producto y su marca tienen un sabor amargo e incluso tóxico ahora que es evidente que sus nobles valores están manchados por desinformación ingenua o deliberada, manipulación y presión política de grupos e individuos impulsados ​​por agenda, o por una prevalente fijación política discriminatoria y consistentemente sostenida por miembros de su Junta.

El sabor de su producto se vuelve amargo, la integridad de su marca es defectuosa y su calidad se contamina.

Afirmar que su empresa y sus fundadores se basan en principios e integridad es lamentablemente engañoso.

Su decisión de poner fin al negocio en el «Territorio Palestino Ocupado» se basa en lo que ustedes perciben como la noción de que «la mayoría de la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, considera una ocupación ilegal».

Pero esta premisa es evidentemente inexacta, errónea y engañosa, ya que se basa en resoluciones no obligatorias de la Asamblea General de la ONU adoptadas por una mayoría automática y política que no puede pretender determinar la legalidad o ilegalidad de la presencia de Israel en el territorio.

Por el contrario, su decisión ignora el hecho legalmente reconocido de que los propios palestinos e Israel han acordado en los Acuerdos de Oslo sancionados internacionalmente dividir la gobernanza de los territorios entre ellos, en espera de que finalicen sus negociaciones mutuas sobre el estatus permanente de los territorios.

Su determinación de que los territorios están «ocupados ilegalmente» y son «palestinos» es simplemente errónea y supone prejuzgar el resultado del proceso de negociación acordado y predeterminar su estatus legal. Como tal, su razonamiento para poner fin a los negocios en estas áreas se basa en una premisa falsa y va en contra de los propios deseos y obligaciones legales de los palestinos en los Acuerdos de Oslo.

Su razón adicional para poner fin a los negocios en los territorios: que las políticas de Israel «violan los derechos humanos básicos del pueblo palestino», también se basa en una propaganda errónea, tremendamente parcial y engañosa, impulsada por movimientos marginales curiosos como «Vermonters for Justice in Palestine», Oakland Institute, y otros que parecen estar manipulando sus decisiones.

Esos elementos trafican abiertamente con propaganda irresponsable, unilateral y engañosa contra Israel basándose en la falsa y errada suposición de que poner fin a la ocupación por Israel, o a la existencia misma de Israel, traerá la paz por sí misma.

Eligen ignorar las realidades de la situación en el Medio Oriente y el alcance y el volumen del terror y la violencia de los palestinos dirigidos contra la población civil de Israel mediante el disparo indiscriminado de cohetes, la contaminación deliberada de la atmósfera de Israel mediante la quema masiva de neumáticos, el lanzamiento deliberado de globos incendiarios hacia el territorio de Israel para causar víctimas civiles, quemar campos, huertos, productos agrícolas, así como matar la vida silvestre.

¿A quién le importa la contaminación ambiental del terrorismo?

Uno podría haber esperado que una empresa con conciencia ambiental como Ben & Jerry’s se preocupara por tan flagrantes violaciones palestinas humanitarias, ambientales y agrícolas.

Sobre todo, uno podría haber esperado que Ben & Jerry’s tomara en cuenta que cualquier progreso hacia la paz entre los pueblos palestino e israelí solo puede ocurrir como resultado de una negociación genuina entre ellos y una voluntad política genuina de lograr la paz.

No se puede promover la paz adhiriéndose a las directivas irresponsables del movimiento BDS (boicot, desinversión y sanciones), cuyos objetivos son socavar la existencia misma de Israel. No se puede promover a través de un boicot comercial discriminatorio y unilateral de Ben & Jerry’s que no logra nada más que enviar un mensaje alentador a los líderes palestinos ofreciendo apoyo por su continua hostilidad e intransigencia.

Vuestra acción no hará avanzar la paz ni un ápice al permitir que les manipulen. No solo están privando a una población cálida y dispuesta de un producto que siempre ha amado, sino que también está amenazando el sustento de trabajadores leales y devotos, principalmente de familias inmigrantes, así como de la población palestina de Israel y los territorios.

A pesar de las intenciones honestas y nobles que afirman tener, y ya sea que lo tengan o no, se están etiquetando a sí mismos inevitablemente como una empresa abiertamente antiisraelí. Las acciones que está tomando están dirigidas única y exclusivamente contra Israel y, como tales, son intrínsecamente discriminatorias. No representan la realización de valores similares frente a otros países a los que suministran su producto, países que tienen un grave historial de derechos humanos.

A través de tal discriminación y singularización de Israel, ustedes se están permitiendo, posiblemente de manera involuntaria, ser percibidos por los muchos elementos de la sociedad internacional que albergan una fuerte hostilidad hacia Israel y el pueblo judío, como merecedores de la lamentable y fea mancha de antisemitismo.

Atentamente,

Alan Baker.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affair

El embajador Alan Baker es director del Instituto de Asuntos Contemporáneos del Jerusalem Center y director del Global Law Forum. Participó en la negociación y redacción de los Acuerdos de Oslo con los palestinos, así como de los acuerdos y tratados de paz con Egipto, Jordania y Líbano. Se desempeñó como asesor legal y subdirector general del Ministerio de Exteriores de Israel y como embajador de Israel en Canadá.

shutterstock_152856233

ISRAEL, PRIMER PAÍS DEL MUNDO EN VACUNACIÓN

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra la grave crisis económica que sufren millones de israelíes . Israel es el país con un mayor índice de vacunación del mundo, por población. El 50% de los israelíes ya se han vacunado. Ahora es el momento de ayudar a los que más quieres.

Los israelíes necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. La tasa de desempleo continúa en un 25%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%   

Unidos con Israel agradece al  Genesis Prize por su generoso apoyo.

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

Related: