(Abed Rahim Khatib/Flash90) (Abed Rahim Khatib/Flash90)
Hamas

Un comandante de Hamás murió y otros cinco miembros del ala militar del grupo terrorista islámico resultaron heridos en un atentado suicida perpetrado por un militante radical salafista en la zona de Rafiah, en la frontera entre Gaza y Egipto.

El Ministerio del Interior de Hamás anunció que una fuerza de seguridad del grupo, desplegada en la frontera, detuvo a dos sospechosos que se acercaron al límite con Egipto, y uno de ellos se hizo explotar, lo que provocó su muerte y heridas a otros.

Seis miembros del ala militar de Hamás resultaron heridos, entre ellos Nidal Jaafari, de 28 años, que sufrió lesiones de extrema gravedad y fue evacuado al Hospital Abu Yusef al Najar de Rafiah, donde sucumbió a las heridas.

El diario palestino Al Quds afirmó que el atacante muerto era un activista del Estado Islámico, oriundo de Rafiah, de alrededor de 20 años, y que junto con su cómplice intentó infiltrarse desde Gaza a la península del Sinaí. Hamás declaró el estado de alerta en el sur de Gaza y su aparato de seguridad inició una investigación.

La familia del atacante suicida anunció que rechaza el “crimen” perpetrado, según sus palabras y que no erigirá una carpa de duelo ni llevará a cabo una ceremonia de entierro en su honor.

El incidente, coincide con las negociaciones que impulsa el ex hombre fuerte de Fatah en Gaza y actual rival del presidente palestino Mahmud Abbás, Mohamed Dahlan, quien anunció un acuerdo con El Cairo para que a partir de septiembre el paso de Rafah con Egipto se abra de forma permanente.

Se trata del primer ataque suicida en más de una década en Gaza.

El incidente violento tiene lugar durante una extraordinaria apertura del paso de Rafah para la salida diaria de cientos de peregrinos musulmanes a la Meca, tras cinco meses de cierre absoluto del cruce fronterizo.

Egipto ha exigido a Hamás, a cambio de la apertura del paso fronterizo, entre otras cosas, que ponga fin al tráfico de armas y jihadistas en la frontera entre Gaza y el Sinaí.

Fuente: Aurora