ACOM ACOM

ACOM – Acción y Comunicación sobre Oriente Medio, organización referente en España en la lucha contra el antisemitismo, manifiesta su honda preocupación por el acuerdo de alcanzado en España entre el Partido Socialista y Unidas Podemos. En dicho gobierno de coalición figuraría como Vicepresidente Pablo Iglesias líder de la formación chavista y pro-iraní Podemos.

Es absolutamente irresponsable, inaceptable y peligroso por parte del PSOE, y muy especialmente de su Secretario General y Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el integrar en el Gobierno de la nación a un partido netamente antisemita que ha propugnado desde su génesis una campaña de odio y discriminación contra los judíos y que mantiene vínculos activos y evidentes con un régimen yihadista con ambiciones genocidas como es el iraní.

Esta intolerable línea roja que hoy ha cruzado el PSOE supone un hecho inédito y vergonzoso, pues sería la primera ocasión en que un país miembro de la UE incorporara en su Gobierno a un partido que no garantiza el respeto y la seguridad de la minoría judía del país, llama al boicot contra ella y glorifica el terrorismo contra los ciudadanos israelíes. De hecho, es la primera vez en Europa desde la derrota del nazismo que una formación política que promueve la destrucción del hogar de los judíos, y sólo de los judíos, accede al poder en un país europeo occidental.

El odio de Podemos contra los judíos y contra Israel encuentra perfecta coherencia con su proximidad al régimen islamista iraní, que financió la formación del partido y hoy paga generosamente a Iglesias y a otros miembros de Podemos por su participación en canales de televisión en español de la República Islámica como Hispan TV.

Esta anormalidad irresponsable pone en peligro a los judíos españoles por lo que hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que Sánchez quede advertido de las severas consecuencias de su decisión y del escrutinio a que su gestión y la de sus socios se vería sometida si prospera su investidura.


Donate to Israel