A pro-BDS demonstration (FOA/Facebook) FOA/Facebook
BDS

Siempre lo tuvimos claro, pero no está de más tener nuevos elementos para denunciarlo: el movimiento BDS que llama a boicotear a Israel e imponerle sanciones de todo tipo, no está motivado por un ferviente deseo de ayudar al pueblo palestino, sino por un odio profundo a Israel. Y cuando se manifiesta inclusive contra la cantante israelí más identificada con el apoyo al logro de la paz con los palestinos, no hay otra explicación: el BDS no es pro-palestino sino simplemente antisemita.

Este lunes 15 de noviembre, la gran cantante israelí Ahinoam Nini, ampliamente conocida como Noa, brindaba un concierto en Euskadi, España. Pues activistas del BDS difundieron pancartas llamando a boicotearla, porque es israelí.

Uno podría decir “¡qué ignorantes!” ¿Acaso nunca la oyeron defender la causa de la paz con los palestinos? Esta ha ido a menudo de la mano de duras críticas a su propio gobierno cuando consideró que no estaba adoptando la política necesaria para avanzar hacia la paz.  Es que ahí está el tema. Eso no es en realidad lo que les interesa sino demonizar y dañar en todo lo que puedan a Israel.

Y es precisamente por ello que nos parece interesante compartir algunos fragmentos de entrevistas que nos concedió Noa en el transcurso de los años.  En una de ellas nos comentó inclusive sobre un incidente durante uno de sus conciertos: “Lo que pasó fue algo aislado. En general la gente es hermosa, pero también hay algunos “acalorados”, medio nerviosos.  Y después que yo me mandé todo un discurso en pro de la paz, un hombre subió al escenario a gritar.El público le gritó a él”.

 

Eso terminó bien, y en realidad, nunca logran arruinarle o cancelarle conciertos. Pero el fenómeno en sí debe ser desenmascarado. Y para captar cuan ilógico es el mensaje, basta con leer a Noa. El texto a continuación es un pequeño resumen.

Pero primero, una de sus joyas: Noa cantando «Puede ser diferente» con la artista árabe israelí Mira Awad

 

P: Tu te has manifestado repetidamente sobre el tema de la paz  entre Israel y sus vecinos. ¿Qué mensaje traes al respecto esta vez en tu gira? ¿Cómo describirías la situación actual?

R: Mi posición fue siempre y lo sigue siendo, que la única forma de solucionar nuestra situación es lograr la paz con términos medios, ya que no veo ninguna alternativa. Una solución militar, por la fuerza, creo que es algo catastrófico para la humanidad, en cualquier lado, por supuesto también en nuestra región. Debemos aspirar a llegar a un acuerdo, que permita  la normalización de las relaciones con los palestinos y  la fórmula  de dos estados para dos pueblos. Y de ahí en adelante, debemos comenzar a forjar nuestro futuro.

Creo que Israel debe avanzar con valentía, ir hacia adelante, en pro de la opción de la paz ya que la otra, una guerra segura, es algo en lo que ni siquiera quiero pensar, siendo madre…Tenemos que hacer todo para que funcione la opción de la paz.

 

P: ¿Transmitirías junto a este mensaje la idea de que el logro de esa paz tan ansiada depende de las dos partes? A menudo se habla como si dependiera sólo de Israel…

R: Claro que si. Depende también de los demás. Lo digo siempre. Por eso me han criticado también afuera. Dentro de Israel hay quienes me critican porque soy “izquierdista”, afuera me critican algunos que quisieran que acepte todas las posturas palestinas y ataque a mi país, lo cual nunca estaré dispuesta a hacer. Tengo críticas a mi gobierno, pero cuando veo también las grandes injusticias que se cometen contra  Israel, con propagandas indebidas, también lo denuncio. El tema de fondo, para mi, es que yo no actúo ni hablo por indicaciones de nadie. No  trabajo para ningún partido y lo único que me dicta cómo actuar, es mi conciencia.  Si veo algo que considero injusto,lo denuncio. Si considero que quiero que los palestinos reciban lo que es justo y que su vida sea igual que la nuestra, lo digo.Aunque a algunos no les guste.Y cuando veo que el mundo critica a Israel sin fundamento, o en forma totalmente exagerada, sin  ver toda la situación, sin ver que hay de por medio fuerzas del mal que actúan para difamar a Israel y ensuciar su nombre, también lo denuncio.

P: Estás pensando en situaciones muy concretas.

R: Así es. Cuando veo que se tergiversan cosas y oigo que dicen cosas sobre Israel que ni entiendo de dónde las sacan, siento que mi conciencia no me permite  quedarme quieta. Dios me ha dado facilidad de expresión, me ha dado inteligencia, y tengo que usarlas por la meta en la que creo. Creo en el proceso de paz-y siempre lo he apoyado con mucha energía- y también creo que no puedo aceptar injusticias, tampoco respecto a Israel. Se me identifica claramente con el campo de la paz, con el proceso de paz, pero últimamente organizaciones pro palestinas en el exterior me atacan como si fuera la enemigo número uno del mundo, simplemente porque soy israelí. Y yo dedico mucho tiempo, cuando estoy en el exterior, a tratar de aclarar cosas, porque hay muchos periodistas que veo tienen una imagen muy distorsionada de nuestra situación.

Lo que pasó fue algo aislado. En general la gente es hermosa, pero también hay algunos “acalorados”, medio nerviosos.  Y después que yo me mandé todo un discurso en pro de la paz, un hombre subió al escenario a gritar.El público le gritó a él.La cantidad de cartas y mensajes que recibí en señal de apoyo, fue algo hermoso. Con el correo electrónico es impresionante, porque en un minuto puedo recibir mensajes de Arabia Saudita , de España y de otros sitios, todo en un instante, ya no lleva como antes meses sentarme a responder a las cartas.

P: ¿Cuál es tu sueño?

R: Mi sueño es cantar en la firma de la paz entre Israel y Palestina. Y cuando llegue realmente, todos lo sabremos, entenderemos que no es otra vuelta que no lleva a nada…Sólo espero que no llegue después de mucho más derramamiento de sangre, aunque temo que así sea..

En realidad, estoy segura de que llegará el momento pero la pregunta es cuándo y cuál será el precio.  Espero que sea cuando yo todavía esté con vida y todavía sepa cantar  para poder cantar en esa ceremonia.  Tengo la esperanza  de saber que antes de irme le dejo a mis hijos el mensaje de que al menos en esta parte del mundo hay esperanza de paz.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai