Hezbollah on the march. (Screenshot) (Screenshot)
Hezbollah

La pandemia de coronavirus ofrece a Hezbollah una rara oportunidad de presentarse como un movimiento libanés que actúa en nombre del estado libanés.

Por Centro de Asuntos Públicos de Jerusalem / Traducido por Aurora

La pandemia de coronavirus ha puesto a Hezbollah en una posición compleja y sensible. Inmediatamente después que las primeras personas infectadas fueron identificadas en el Líbano, Hezbollah fue acusado de transmitir la enfermedad al país desde Irán. El tráfico aéreo de Teherán a Beirut había continuado sin interrupción, ya que los estudiantes libaneses y sus familias huyeron de las universidades de Irán, particularmente de las madrasas de Qom, donde estudian miles de libaneses, y regresaron al Líbano sin ser controlados o puestos en cuarentena, propagando así la enfermedad de Irán a Líbano.

Estas acusaciones provocaron miedo e ira intensa contra Hezbollah, que afirmó que el virus había estallado en los monasterios jesuitas de Beirut y Bikfaya. De este modo, Hezbollah buscó culpar a la puerta de la comunidad cristiana maronita del Líbano.

El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, quien pronunció varios discursos en las últimas semanas, declaró inequívocamente que la responsabilidad de manejar el virus en el Líbano pertenece al estado libanés y al gobierno libanés. Eso significa que todos los residentes del Líbano, incluidos los miembros de Hezbollah y sus familias, deben cumplir con las directivas del Ministerio de Salud libanés, encabezado por un ministro afiliado a Hezbollah.

Mientras tanto, Hezbollah declaró el estado de emergencia en sus filas y desarrolló un plan de emergencia para ayudar al gobierno libanés que incluye: 1,500 médicos, 3,000 enfermeras y paramédicos, 5,000 miembros del equipo médico y 1,500 trabajadores para proporcionar servicios de campo. El equipo médico completo, que incluye personal de logística y servicios médicos, contará con 24,500 personas.

Otros pasos incluyen una sala de operaciones en la que equipos de diversas disciplinas trabajarán juntos para gestionar el brote; la apertura de dos hospitales de Hezbollah bajo los auspicios del movimiento chiita; la apertura de hospitales privados que habían sido cerrados; 100 ambulancias especialmente equipadas; establecimiento de comités especiales en pueblos, ciudades y barrios urbanos para ayudar a los equipos médicos; el uso de las capacidades de emergencia médica de Hezbollah, que están diseñadas para la guerra contra Israel; preparación de los respiradores que poseen las fuerzas militares de Hezbollah, y apertura de cuentas bancarias en el instituto de Hezbollah para préstamos para proporcionar alivio a los propietarios de empresas que han sido duramente afectadas.

A raíz de la crisis, Nasrallah designó a Hashem Safi al-Din, jefe del Consejo Ejecutivo de Hezbollah (una especie de primer ministro de Hezbollah y número 2 en el movimiento) para elaborar e implementar el plan de emergencia. Nasrallah subrayó la importancia que le asigna al tema.

La crisis del coronavirus ofrece una rara oportunidad para que Hezbollah se presente como un movimiento libanés que actúa en nombre del estado libanés. Presumiblemente, la mayor parte de la ayuda de Hezbollah se dirigirá a las regiones chiítas del Líbano, que también son las regiones que apoyan el movimiento.

Aún así, debe tenerse en cuenta que, al mismo tiempo que Hezbollah se ha comprometido a ayudar al estado libanés a enfrentar la pandemia de coronavirus, cientos de combatientes de Hezbollah están hasta el cuello en la guerra en Idlib, Siria, que continúa infligir pérdidas a Hezbollah y provocar indignación entre la comunidad chiíta. La voz más crítica sigue siendo la del jeque Subhi al-Tufayli, primer secretario general de Hezbollah, quien recientemente declaró que la ley de la Shaarya prohíbe pelear bajo la bandera del presidente ruso Vladimir Putin en Idlib.

Este artículo fue publicado por primera vez por el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalem.

shutterstock_152856233

URGENTE: ¡Ayuda a los israelíes a encontrar la vacuna contra el coronavirus!

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra el coronavirus en Israel . El virus mortal se está propagando muy rápido en el mundo. Un mundo que clama por una vacuna. Israel está cerca.

Los israelíes, además, necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. Si bien el país ha comenzado a abrirse, la tasa de desempleo continúa en un 27%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%. La gente está en pánico. Los fondos se distribuirán donde más se necesiten. Ayuda a Israel AHORA!

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN