(Yonatan Sindel/Flash90) (Yonatan Sindel/Flash90)
Israeli flag in Judea

Por el Rabino Shraga Simmons, artículo publicado hace unos años, aunque hoy esté muy de actualidad.

Shraga SimmonsIsrael designa a Jerusalem como su capital en 1950, pero la mayoría de los países mantienen sus embajadas en Tel Aviv debido al continuo debate político con los palestinos. Esto ha dado lugar a una situación sin precedentes por el que un Estado soberano – Israel – se le negó el derecho diplomático para elegir la ubicación de su capital.

El Congreso de Estados Unidos trató de revertir esta parodia con la Ley de la Embajada de Jerusalem de 1995, aprobada por abrumadora mayoría bipartidista en la Cámara y el Senado. La ley establece que “Jerusalem debe ser reconocida como la capital del Estado de Israel y la Embajada de Estados Unidos en Israel debe establecerse en Jerusalem a más tardar el 31 de mayo de 1999.”

Desde entonces, un desfile de presidentes de Estados Unidos se han comprometido a mantener este compromiso. Pero dado que el acto del Congreso permite que el Presidente aplique una renuncia a intervalos de seis meses, eso es exactamente lo que ha sucedido cada seis meses desde 1995. [Hasta el pasado mes de Septiembre, cuando Trump al fin reconoció a Jerusalem como la capital de Israel].

Esto ha creado una situación en la que los políticos, los medios de comunicación, y el mundo en general ignoran sistemáticamente el hecho de que Jerusalem es la capital de Israel.

En Busca de la capital de IsraelEl Wall Street Journal se ha referido a la capital de Israel, como Tel Aviv, tomando nota de las “tensiones entre Washington y Tel Aviv” (4 mayo de 2010), mientras que CNN se refirió a “una explosión en la capital israelí de Tel Aviv” (“Explosión en El capital de Israel”, 22 de enero 2006).

El ex candidato estadounidense republicano Ron Paul, conocido como crítico de Israel, hizo esta declaración:

“Si Israel quiere que su capital sea Jerusalem, entonces los Estados Unidos deben respetar eso”.

Mientras tanto, con o sin “la aprobación internacional,” la ciudad que el rey David designó como la capital de Israel y el pueblo judío lleva ya 48 años unificada. Somos fuertes y venceremos.

Unidos con Israel

Donate to Israel