(Photo: FLASH90) (Photo: Flash90)

Con la innegable ola de ataques terroristas que han sacudido la capital de Israel, muchos se preguntan: ¿La tercera Intifada ha llegado? Si es así, ¿cómo debería responder el gobierno?

Ya en diciembre de 2012, el prominente periodista árabe-israelí Khaled Abu Toameh predijo en el Instituto Gatestone:

«Al permitir a Hamas celebrar su 25 aniversario en la Ribera Occidental, el liderazgo de la Autoridad Palestina está allanando el camino para una tercera Intifada contra Israel».

La batalla por Jerusalem

En las últimas semanas, los ataques terroristas contra civiles israelíes han aumentado: hace dos semanas el primer atropello que dejó dos víctimas, hace una semana se produjo el intento de asesinato del rabino Yehuda Glick , un defensor de la igualdad de derechos en el Monte del Templo, y esta semana dos ataques con coches causando dos víctimas mortales- han alcanzado el punto en el que muchos en Israel afirman que sí, que estamos ante la tercera Intifada.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, aunque absteniéndose de utilizar el término, declaró el jueves:

«Estamos en medio de una batalla por Jerusalem, y, en esta guerra, vamos a ganar. Este ataque [vehículos] fue el resultado directo de la incitación de [líder de la Autoridad Palestina] Abbas y sus socios de Hamás. La paz llegará cuando Abbas detenga las llamadas antisemitas y detenga a los asesinos».

El Ministro de Economía, Naftali Bennett comentó: «Abu Mazen es el conductor de los vehículos mortales en Jerusalem. Los terroristas son sólo sus mensajeros».

El atentado con coches en Jerusalem el miércoles por la mañana causó varios heridos – algunos graves – y dos muertes. Otro incidente ocurrió cuando un vehículo en Gush Etzion – un barrio judío en Judea no lejos de Jerusalem – atropello a tres personas. Uno sigue luchando por su vida. La Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet) no ha confirmado si este último era un ataque terrorista o un accidente.

La discusión en la calle se centra en la cuestión de si estamos o no ante una tercera Intifada , con muchos civiles expresando el temor de utilizar el tren ligero o incluso viajar a Jerusalem.

Lenea Markowitz, de 25 años, quien hizo aliá (inmigración a Israel) de los Estados Unidos hace poco más de un año, dijo a United with Israel :

«No tengo miedo. Estoy un poco sorprendida de que yo no tengo miedo. Esta es la vida aquí y creo [que] escondiéndose en nuestras casas, no vamos a ganar. No podemos dejar que los terroristas se apoderan de nuestras vidas y dicten donde podemos ir.

Ministro de Economía, Naftali Bennett, en una reunión reciente de la Knesset, sostiene una foto de Adbel-Rahman Shaloudi, que conducía su coche en una estación de tren y mató a una mujer y un bebé.  (Foto: Yonatan Sindel / Flash90)

Ministro de Economía, Naftali Bennett, en una reunión reciente de la Knesset, sostiene una foto de Adbel -Rahman Shaloudi, que empotró su coche contra una estación de tren y mató a una mujer y un bebé. (Foto: Yonatan Sindel / Flash90)

«Me gustaría que el mundo se entere más de estos incidentes», añadió, en referencia a lo que ella ve como una falta de cobertura internacional de los ataques contra israelíes. «Creo que es una lástima que sólo oigamos hablar de eso cuando Israel tiene que defenderse de estos ataques, y luego se pintan de una mala manera cuando todo lo que estamos tratando de hacer es evitar que las personas inocentes sean asesinadas. También me pone enferma que la familia de estos terroristas están aplaudiéndolos y están diciendo que están orgullosos de ellos. El pueblo judío nunca aplaudiría matar a civiles. Nunca. Mi corazón y oraciones están con las familias que han perdido a sus seres queridos y para aquellos que están luchando por sus vidas en este momento. Espero que estos actos repugnantes se detengan».

Paula Stern, – una escritora técnico, blogger y madre de un soldado de las FDI – vive en Maalei Adumim, una ciudad pequeña en Judea sólo a siete kilómetros. (4.3 millas) de la capital. Ella trabaja varios días a la semana en el centro de Jerusalem.

«No tengo miedo», dijo a la UWI. «Estoy triste. Estoy enojada …. ‘Miedo’ no es una de las palabras que yo usaría para describir la situación».

Sin embargo, reconoce que «algunas personas tienen miedo». Viajó hasta su casa en tren la noche del miércoles, y se dio cuenta de que había «un menor número de personas y muchos menos árabes. Tanto ayer por la noche como esta mañana [Jueves] he estado un poco más aprensiva,con una sensación incómoda, pero no temo».

«Creo absolutamente que estamos ante la tercera Intifada y es hora de que aceptamos eso», afirmó. «La gente ha [aceptado], pero el gobierno no ha dicho que si …. Durante mucho tiempo, los árabes han amenazado el inicio de la intifada. El gobierno debe declararla y acabar con ella».

Bloques de hormigón una ‘recompensa al terrorismo’

En referencia a los bloques de concreto erigidos en las estaciones de tren el pasado miércoles por la noche a la luz del incremento del terrorismo,el ministro de Industria, Naftali Bennet dijo:

«Las barreras de hormigón en el tren ligero son una recompensa para el terrorismo. La solución al terrorismo no es poner a los judíos detrás de vallas y barreras».

«Para que lo tengamos claro, estos bloques de hormigón serán destruidos o contaminados [por los terroristas]. No van a ayudar. No es así como se lucha contra el terrorismo. Así es como uno se anima».

Capacitar a los trabajadores colocar bloques de hormigón en una estación el miércoles para proteger a los usuarios de terror coche.  (Foto: Yonatan Sindel / FLASH90)

Trabajadores colocan bloques de hormigón en una estación el miércoles para proteger a los usuarios. (Foto: Yonatan Sindel / FLASH90)

Según Bennett, «Israel se está defendiendo a muerte. La solución es la disuasión, no medidas defensivas. La solución no es el concepto de la Cúpula de Hierro. Lo hicimos durante la Operación Escudo Defensivo en Judea y Samaria, y el terrorismo cesó. Podemos hacer esto hoy en Jerusalem.

«Necesitamos coraje, y tomar una decisión», declaró.

El rabino David Bar-Hayim de Majón Shilo, un centro de estudio de la Torá, en Jerusalem, dijo que la situación en Jerusalem y el aumento de los incidentes antisemitas en todo el mundo «pueden y deben ser recapacitados tras la decisión inmoral, irracional, y muy poco inteligente  de liberar a más de 1.000 terroristas de Hamas a cambio de la liberación del soldado israelí, Gilad Shalit que fue mantenido en cautiverio por Hamás.

«La situación de seguridad antes del trato inmoral era muy tranquila,» Bar-Hayim declaró. «Las estadísticas son claras. Desde ese momento se ha producido un aumento constante de todo tipo de ataques violentos contra judíos en todo el país».

El Comisionado de Policía, el Gen. Yohanan Dañino dijo que los ataques terroristas recientes en Jerusalem no apuntan a un nueva intifada.

«No hay necesidad de asustar al público», afirmó Dañino.

Lo peor ola de violencia en más de una década

El Jefe de Redacción del Jerusalem Post, David Brinn escribió en un artículo de opinión el jueves:

«Ya sea que la tercera intifada, Jerusalén está en medio de la peor ola de violencia árabe contra los residentes judíos en más de una década. Cualquier persona que vivía aquí a través de la primera y segunda intifada reconocerá el mismo espíritu inquieto, nervioso en las calles. Lo que solía ser inseguro a bordo de un autobús; ahora no es seguro hasta situarse en una parada de autobús o estación de tren ligero. Los peatones miran con recelo por el rabillo de sus ojos al caminar en la calle. Son incidentes ya no aislados».

«La tercera Intifada está aparentemente aquí, a pesar de la declaración de Yohanan Dañino» ,escribió Brinn.

Según Stern, «Hasta que lo aceptamos, no podemos acabar con ella (intifada). Tenemos que admitirlo, reconocerlo y luego acabar con ella».

Autor: Atara Beck
Escritora de United with Israel

Suma tu voz a continuación. ¿Qué piensas? ¿Es esta otra intifada?