Hezbollah leader Hassan Nasrallah. (AP/Hassan Ammar) (AP/Hassan Ammar)

Related:

Las fuerzas de seguridad británicas allanaron en 2015 una fábrica iraní para producción de artefactos explosivos en un suburbio de Londres, operada por integrantes del grupo terrorista libanés chií Hezbollah, revela el diario londinense “The Telegraph”.

En el lugar se encontraron tres toneladas métricas de nitrato de amonio, un ingrediente usado comúnmente para la fabricación de explosivos, todo esto pocos meses después de que las potencias mundiales firmaran el acuerdo nuclear con Irán. Según el reporte, la información que condujo al descubrimiento de la fábrica de explosivos provino de un gobierno extranjero.

De acuerdo The Telegraph, la organización terrorista escondía en la fábrica miles de bolsas de hielo desechables, que contenían nitrato de amonio, un ingrediente común para la fabricación de bombas caseras. El servicio secreto británico MI5 y la policía londinense descubrieron en el lugar tres toneladas del material.

Además, la policía británica allanó cuatro propiedades en el Noroeste de Londres y detuvo a un masculino de 40 años, bajo sospecha de planificar actividades terroristas. Eventualmente, el sospechoso fue liberado sin que se le presentaran cargos. Debido a la gravedad del hecho, el entonces primer ministro, David Cameron, y la ministra del Interior, Theresa May, fueron informados de los hallazgos en la fábrica.

Sin embargo, el hecho fue mantenido en secreto durante años. También fue ocultado a los parlamentarios que discutieron la decisión de designar como organización ilegal a Hezbollah dentro del Reino Unido, que fue tomada en marzo pasado. Fuentes diversas le dijeron al rotativo que se trata de un hecho de terrorismo organizado neto y otro factor indicó que la cantidad de material explosivo podría haber causado enormes daños.

Según el periódico, se trata de parte de un plan internacional de Hezbollah de preparar el terreno para eventuales ataques futuros. The Telegraph indicó que varios meses antes un incidente similar tuvo lugar en Chipre, donde fue detenido un miembro de Hezbollah que almacenó más de 65 toneladas de bolsas de hielo desechables. El terrorista Hussein Bassam Abdallah confesó que 8,2 toneladas de nitrato de amonio que se encontraron en el lugar eran para perpetrar atentados.

El reporte indica que el complot de Hezbollah, grupo financiado y armado por Irán, tenía como objetivo preparar el terreno para futuros ataques y destaca que se desbarataron operaciones de Hezbollah en Tailandia, Nueva York y Chipre.

El diario pone de relieve que el gobierno británico ocultó durante años el complot de Hezbollah para evitar que se descarrile el acuerdo nuclear con Irán.

«Esto plantea dudas sobre si altas figuras del gobierno del Reino Unido decidieron no revelar el complot en parte porque estaban invirtiendo en mantener a flote el acuerdo nuclear de Irán», expresa el periódico.

El grupo terrorista libanés, que actúa en coordinación con Irán, ha sido acusado de perpetrar un atentado contra turistas israelíes en Bulgaria en 2012, en el que fueron asesinadas cinco personas, la voladura de la embajada de Israel en Buenos Aires, en 1992, en el que fueron asesinadas 29 personas, y el ataque contra el centro comunitario judío en la capital argentina, AMIA, en 1994, en el que fueron asesinadas 85 personas.

En febrero pasado, el gobierno británico declaró al llamado brazo político de Hezbollah como organización terrorista, además de su ala militar. El ministro de Interior británico, Sajid Javid, manifestó: “Hezbollah continúa sus intentos de desestabilizar la frágil situación en el Oriente Medio…. Es claro que la distinción entre las alas política y militar de Hezbollah no existe, y al proscribir a Hezbollah en todas sus formas, el gobierno está enviando una señal clara que es que las actividades desestabilizadoras en la región son totalmente inaceptables y en detrimento de la seguridad nacional de Gran Bretaña”.

Fuente: Aurora

Donate to Israel