Israelis look a the damage caused by Arab rioters to a gas station at Jerusalem's French Hill neighborhood. (Photo: Yonatan Sindel/Flash90) Israelis look a the damage caused by Arab rioters to a gas station at Jerusalem's French Hill neighborhood. (Photo: Yonatan Sindel/Flash90)
A gas station heavily damaged by Arab rioters

Terroristas árabes se amotinaron en Jerusalén durante la noche del domingo tras la muerte de un joven árabe que sucumbió a las lesiones sufridas durante los disturbios. Varios israelíes resultaron heridos y hubo graves daños a bienes inmuebles.  Varios incidentes violentos por parte de árabes israelíes sacudieron la capital de Israel a lo largo de la noche del domingo.

El incidente más explosivo ocurrió en una gasolinera en el barrio de French Hill, adyacente a los barrios árabes. Poco después de la medianoche, decenas de atacantes árabes lanzaron piedras y cócteles molotov a la estación. Pocos minutos después entraron en la tienda de la estación, rompieron ventanas y trataron de prenderla fuego, mientras escapaba con mercancía robada. Los bomberos libraron una larga batalla para extinguir el incendio, y la estación sufrió graves daños. Los equipos de mantenimiento cubrieron el suelo con arena para evitar que los coches resbalaran. En otro incidente, los árabes lanzaron piedras a los coches que pasaban cerca de la ciudad vieja; un automovilista israelí resultó herido en la cabeza y fue llevado a un hospital con heridas leves. Las fuerzas policiales llegaron al lugar para dispersar a los atacantes. Más tarde, varios manifestantes enmascarados lanzaron piedras a las fuerzas y dispararon fuegos artificiales sobre ellos. Varios vehículos policiales fueron dañados. Otro automovilista israelí fue alcanzado por rocas en el barrio de A-Tur.

Peligro para los residentes de Jerusalem

El Alcalde de Jerusalem, Nir Barkat, condenó los disturbios y la violencia y pidió a las fuerzas de seguridad que tomen una postura firme e intransigente contra los alborotadores.

El Concejal de Jerusalem, Arieh King llegó a la escena y se sorprendió por lo que vio, diciendo: «El terror musulmán está levantando su cabeza en Jerusalem. Un gran desastre se evitó esta noche. Si la gasolinera hubiera explotado habría causado una explosión masiva, dañando las casas cercanas. Me quedé muy sorprendido por la destrucción y por el peligro que se cierne sobre las cabezas de decenas de miles de residentes de Jerusalem». King criticó a la policía, explicando que «no estaban en escena, a pesar de que había inteligencia preliminar sobre la posibilidad de disturbios, y a pesar de que había una estación de policía cercana al lugar de los hechos. Ahora es el turno  del alcalde para preparar un conjunto de sanciones contra los residentes de los barrios árabes que se limitaron a observar y no trataron de eliminar el ataque terrorista perpetrado por los residentes de los barrios».

El alboroto estalló después de que un chico árabe de 16 años de edad, muriera el domingo de las heridas que había sufrido durante los disturbios. Su padre afirma que recibió un disparo en la cabeza con una bala de espuma, un método de dispersión de multitudes. La policía dijo que recibió un disparo en el pie y luego cayó mientras huía, golpeándose la cabeza contra el pavimento. El portavoz policial Mickey Rosenfeld dijo que Muhammad Abd Al-Majid Sunugrut participó en una revuelta el 31 de agosto en el barrio de Wadi Joz, al este de Jerusalem, cuando fue baleado por arrojar piedras a los oficiales que intentaban dispersar a la multitud. Jerusalén ha sido escenario de varios ataques violentos en los últimos meses, incluyendo un ataque terrorista en el que un árabe empotró su tractor un autobús israelí, matando a un israelí. Desde julio, 80 ataques por lanzamiento de piedras se registraron en Jerusalem.

Autor: Aryeh Savir Redactor de United with Israel