El Dr. Aziz Darawshe, ex jefe de medicina de emergencia en el centro médico Emek en Afula, ha sido recientemente nombrado director de medicina de emergencia del centro médico universitario Hadassah en Ein Kerem de Jerusalem; conocido como uno de los mejores hospitales de todo Oriente Medio. Darawshe ganó su reputación de excelencia médica mientras trabajaba en el centro médico Emek, donde las encuestas de satisfacción de los consumidores, realizadas por los servicios de salud Clalit, calificaron a su equipo entre los mejores. Un oasis de convivencia entre judíos y árabes; casi el 40 por ciento del personal médico del centro médico Emek era árabe y todos trabajan juntos para salvar vidas judías y árabes, independientemente de la situación política.

Según Darawshe, «la integración de los árabes en el campo de la medicina ha sido impresionante en este país. En el sistema de salud, los árabes y los judíos se llevan excelentemente bien y mantienen un increíble nivel de excelencia. Según diversos estudios realizados por el ministerio de Salud, la tasa de farmacéuticos árabes es de aproximadamente un 40%». Darawshe es bien respetado por sus colegas judíos, que con frecuencia lo invitan a bodas, bar mitzvot, brit milot y funerales de seres queridos. En definitiva, es conocido y respetado en toda la región.

Darawshe estudio medicina en la universidad de Sofía, en Bulgaria, donde se especializó en cardiología, medicina de urgencias y medicina interna. También posee una maestría en la Universidad Ben-Gurion en sistemas de gestión de salud. Además, desde 2010 Darawshe ha sido el presidente de la Sociedad Israelí para la Medicina de Urgencia y, a partir de 2011, es miembro honorario del Colegio Americano de Médicos de Emergencia. También ha publicado más de 20 artículos académicos en medicina de emergencia en las principales revistas internacionales, y ha sido ponente en numerosos congresos médicos en el extranjero. Además, habla de forma fluida muchos idiomas, que van del hebreo al árabe al búlgaro. Incluso habla algo de yiddish y un poco de amárico (hablado en etiopia).

Sin embargo, no fue un hecho evidente que Darawshe terminara de esta forma su exitosa vida profesional. Su madre era analfabeta y su padre apenas completó el cuarto grado. Sin embargo, su familia sí dio prioridad a la educación de sus hijos, ya que ellos no podían  sufrir lo que sufrieron los padres por no haber estudiado. Todos sus hermanos, es decir, tres médicos, un dentista,  un ingeniero de la ONU, y cinco hermanas que asistieron a la universidad completan el éxito de unos padres que, a pesar de no haber prácticamente estudiado, se comprometieron firmemente con la educación de sus hijos. Por otra parte, la esposa de Darawshe es profesora de matemáticas, su hijo también tiene un título en medicina en Jerusalem, y otro está estudiando en Alemania. Sus otros dos hijos son todavía bastante jóvenes.

 

Conocido por su visión política moderada, Darawshe está muy interesado en la historia judía, hecho que ha provocado que visite frecuentemente el museo Yad Vashem. El mismo afirmó con respecto a la historia del sufrimiento judío, «ellos han sufrido durante miles de años – incluyendo la destrucción del Primer y Segundo Templo, la inquisición, el holocausto. Y en otras muchas otras ocasiones el pueblo judío sufrió como si hubieran nacido simplemente para sufrir. Irónicamente, sufrieron menos en España, cuando los musulmanes estaban en el poder. Asimismo, muchos sefardíes, con un nivel cultural y educativo alto estaba en Irak. Hubo discriminación y persecuciones, pero la experiencia de judíos con los musulmanes era mejor que en el resto de Europa».

Y continuo:.. «tenemos que construir la confianza entre ambas religiones juntas. Esto no se construye en la Knesset; tenemos que empezar desde abajo; en el trabajo diario, en el campo…  Durante muchos he creído en dos naciones para dos pueblos en esta tierra. Tendría enormes beneficios para las dos partes…también en materia económica. La población árabe de Israel tiene un potencial importante, y puede ser un ejemplo para el resto del mundo árabe, al sanar a los enfermos sin ser discriminados por motivos de nacionalidad, por ejemplo. A eso se dedica Darawshe, para lograr la convivencia entre judíos y árabes dentro del Estado de Israel.

Por Rachel Avraham