Tony Blinken y Benjamín Netanyahu en una reunión en el 2016 (David Azagury/US Embassy) (David Azagury/US Embassy)

Blinken defendió el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015, diciendo que Irán tendría que volver a cumplirlo.

Por Aryeh Savir, TPS

La embajada de Estados Unidos no se trasladará de Jerusalem, la capital de Israel, a Tel Aviv, e Irán está a solo tres o cuatro meses del momento de la ruptura de un arma nuclear. Estas fueron las dos principales declaraciones que dijo Antony Blinken, elegido por el presidente electo Joe Biden como secretario de Estado en el Senado americano

Hablando durante su audiencia de confirmación en el Senado el martes, dijo que mantendría la Embajada de Estados Unidos en Jerusalem, donde el presidente Donald Trump la trasladó en 2018.

“Hemos tenido un buen comienzo aquí”, dijo el senador republicano Lindsey Graham.

Si bien Biden seguía comprometido con una solución de dos estados con los palestinos, Blinken dijo, «de manera realista, es difícil ver perspectivas a corto plazo para seguir adelante».

Blinken defendió el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015, diciendo que Irán tendría que volver a cumplirlo.

«Lo usaríamos como una plataforma con nuestros aliados y socios, que una vez más estarían del mismo lado que nosotros, para buscar un acuerdo más largo y más fuerte», dijo Blinken.

Señaló que desde que Estados Unidos se retiró del acuerdo con Irán, la República Islámica ha aumentado su arsenal de uranio poco enriquecido y ha relanzado su programa de centrifugadoras para producir uranio de mayor grado, reduciendo el tiempo de obtención de un arma nuclear de más de un año a solo tres o cuatro meses.

«Eso potencialmente nos lleva de vuelta al punto de partida al que estábamos llegando antes de que se negociara el acuerdo», advirtió Blinken.

En cuanto a que Estados Unidos vuelva a entrar en el acuerdo con Irán, dijo que la administración Biden consultará con Israel y los aliados árabes en el Medio Oriente antes de hacerlo.

«Un nuevo acuerdo abordaría las «actividades desestabilizadoras» de Irán en la región, su promoción y apoyo al terrorismo, así como su amenaza de misiles balísticos.

«Habiendo dicho eso, creo que estamos muy lejos de esto», dijo Blinken.

Cuando Graham le preguntó si consideraba a Irán como el «mayor patrocinador estatal del terrorismo», respondió: «Sí».

¿Considera a Israel una nación racista? «No.»

Él y Biden se «oponen decididamente» al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel, dijo, porque «señala de manera injusta e inapropiada a Israel y crea un doble estándar que no aplicamos a otros países».

Donate to Israel