(Mark Neyman, GPO) (Mark Neyman, GPO)

El presidente Rivlin hizo hincapié en un «sentido de responsabilidad mutua» durante los desafíos planteados por la pandemia COVID-19. «Estos son los valores a partir de los cuales nosotros, el pueblo judío, hemos florecido».

Por Unidos con Israel

A la luz de la creciente demanda de cajas de alimentos, el presidente Reuven Rivlin empacó el jueves cajas de vegetales junto con los voluntarios de Leket Israel, el Banco Nacional de Alimentos, en Moshav Gan Haim, en el centro de Israel.

“La necesidad está presente, es real. En Beit HaNasi [residente oficial del presidente] recibimos solicitudes de asistencia y la sentimos en todos los lugares, en todos los sectores de la sociedad», dijo Rivlin, haciendo hincapié en un» sentido de responsabilidad mutua, como siempre lo tenemos como país. Estos son los valores a partir de los cuales nosotros, el pueblo judío, hemos florecido”.

Leket Israel guarda productos agrícolas y recolecta una variedad de alimentos excedentes de alta calidad para distribuir a cientos de miles de personas en todo el país a través de organizaciones de caridad.

El presidente fue acompañado en su visita por el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Alon Schuster, CEO de Leket Israel Gidi Kroch, y el fundador y presidente de la organización, Joseph Gitler.

Kroch le contó a Rivlin sobre los cambios significativos que habían sufrido sus operaciones debido a la pandemia de coronavirus y cómo las donaciones de alimentos cocidos se habían detenido de inmediato. Además, las personas mayores necesitadas habían dejado de visitar los bancos de alimentos debido a las instrucciones de permanecer en sus hogares, y muchos voluntarios habían dejado de venir por miedo a contraer el virus.

Al mismo tiempo, las donaciones de productos agrícolas habían aumentado considerablemente, aunque no había nadie para recibirlas.

La organización se adaptó a la nueva situación y compró y distribuyó más de un millón de comidas calientes directamente a los hogares de los necesitados, contrató trabajadores adicionales y almacenamiento refrigerado, lo que ahorró más de 7,5 millones de kilogramos de productos agrícolas, un 60% más que en e mismo tiempo el año pasado.

«La crisis del coronavirus no es solo un problema de salud, también es una crisis social y económica», dijo Rivlin. “Hay familias e individuos cuyas vidas y sueños corren el riesgo de ser aplastados por el virus.

“El coronavirus nos ha lastimado a todos, pero en este momento vemos que los miembros más débiles de nuestra sociedad se han vuelto aún más débiles. Los necesitados ahora necesitan más. Es en momentos difíciles como este que medimos la solidaridad social y la responsabilidad mutua”.

El presidente agradeció calurosamente a los voluntarios, judíos y árabes, que vienen a echar una mano a los demás, siempre, pero aún más en este momento.

shutterstock_152856233

¡AYÚDANOS EN LA LUCHA CONTRA EL COVID-19

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra el coronavirus en Israel . El coronavirus se sigue propagando muy rápido por todo el mundo en esta segunda ola. Es el momento de ayudar a Israel.

Los israelíes necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. La tasa de desempleo continúa en un 25%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%. La gente está en pánico. Ayuda a Israel AHORA!

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN