(Shutterstock) (Shutterstock)

Permanecer pasivo ante el aumento del antisemitismo ya no es una opción. Hoy queda demostrado que es pura ignorancia confiar falsamente en la idea de que el mundo nunca permitirá un segundo Holocausto.

El antisemitismo está en aumento una vez más. No ha pasado ni un siglo desde el Holocausto, el genocidio de masas más grande y más horrible de la historia destinado a eliminar la existencia judía del mundo tal como lo conocemos.

El mundo juró NUNCA MÁS. El mundo prometió que nunca olvidarían. Sin embargo, aquí estamos, apenas 73 años después, presenciando un flujo constante de actos, políticos y organizaciones antisemitas.

¿La humanidad ha olvidado la masacre de 6,000,000 de almas judías? ¿El exterminio de dos tercios de la judería europea no fue lo suficientemente salvaje como para que la comunidad internacional tenga la obligación imperativa de condenar todos los actos de antisemitismo?

¿Cómo es posible que dos políticos abiertamente antisemitas, Ilhan Omar y Rashida Tliab, participen en el Congreso de los Estados Unidos de América?

¿Cómo son las Naciones Unidas tan infatigablemente corruptas que no solo impulsan las narrativas antisemitas sobre Israel, el único estado judío, y no abordan del todo el aumento rápido y constante del antisemitismo en todo el mundo, especialmente en Europa?

Justo ante nuestros ojos, ante los ojos de los sobrevivientes de las atrocidades bárbaras e inhumanas del Holocausto, la historia se repite: Cementerios judíos profanados con esvásticas, sinagogas destrozadas y panaderías desfiguradas con la palabra “Juden” en Francia; los graffitis esvásticos que aparecen con frecuencia en Polonia, Ámsterdam, Grecia y España; Jeremy Corbyn, del Partido Laborista británico, un político claramente antisemita, que con frecuencia y con vehemencia propaga la retórica antisemitas, con un apoyo alarmantemente amplio.

Es peligroso de nuevo ser judío

En 2019, una vez más es PELIGROSO ser judío en Europa. El resto del mundo, aunque no es tan desagradable, tampoco ha sido muy amigable con los judíos: los murales antisemitas y los grafitis nazis están surgiendo en Nueva York, Los Ángeles y Miami; Los cementerios argentinos fueron objetos de actos de vandalismo, así como un violento ataque contra el Gran Rabino de Argentina; el movimiento BDS busca agresivamente oprimir a las organizaciones y estudiantes judíos e israelíes afiliadas en los campus universitarios de todo Estados Unidos.

La población judía ya no se puede permitir el lujo de permanecer en silencio. Es imperativo que todos y cada uno de nosotros hable. Es nuestro deber asegurar que la noción de antisemitismo se vuelva tan aborrecible e intolerable para la comunidad internacional como el racismo, la homofobia y la islamofobia.

Ser pasivo ante el aumento del antisemitismo ya no es una opción, y es ignorancia confiar falsamente en la idea de que el mundo nunca permitirá un segundo Holocausto. La humanidad tiene una memoria corta, y los judíos deben ser escuchados, no sea que la historia se repita.

Donate to Israel