El alto el fuego entre Israel y Hamas comenzó esta noche (viernes) a las 02:00. Tras 11 días de intensos combates, 4.369 cohetes disparados contra Israel, 12 israelíes asesinados y más de 200 terroristas abatidos en Gaza, Israel puso ayer punto y final a una operación cuyo único objetivo fue el principal y más importante logro del Ejército de Israel: restaurar la disuasión contra Hamas y el resto de facciones terroristas en Gaza.

Por: Jacob Israel, director de Unidos con Israel

Estos días Israel mandó al mundo un mensaje claro: “Ningún país del mundo toleraría que le disparen miles de cohetes contra objetivos civiles, y menos aún contra su capital. Israel no tiene más remedio que responder y tomar las medidas necesarias para asestar un golpe aplastante a quienes lo amenazan”.

Durante los 11 días de operación quedó claro que Israel emprendía una operación quirúrgica. Quizá, como dice Yaakov Katz, editor en jefe del Jerusalem Post, «la operación militar más exacta y precisa en la historia militar moderna».

Israel atacó más de 1200 objetivos, muchos de ellos edificios, rascacielos, casas, bases terroristas y túneles subterráneos. El número de muertos palestinos, 227, se queda en diminuto sabiendo que 200 eran terroristas y que por lo menos 16 civiles fueron muertos a causa de los disparos de los cohetes que caían dentro de la Franja e impactaban contra su propia población. El resto, muy pocos, hagan la cuenta, civiles inocentes que fueron utilizados como escudos humanos por los terroristas.

En palabras de Katz, “si bien cada muerte inocente es una tragedia, habría pocos ejércitos en la historia que hayan hecho más para proteger a los civiles que lo que hizo las Fuerzas de Defensa de Israel durante los 11 días de la Operación Guardián de las Murallas”.

Entre los terroristas abatidos, el comandante de Jabalia de Hamas, el oficial superior de investigación y desarrollo de Hamas, el jefe del Departamento Militar e Inteligencia de Hamas, el jefe del Departamento de Contraespionaje y el jefe del Departamento Técnico Militar de Hamas.

Israel, evitando al máximo posible las víctimas civiles, puso en su punto de mira en los grupos terroristas en Gaza: Las FDI abatieron a 25 operativos terroristas de alto rango y unos 200 activistas en total, golpearon alrededor de 570 pozos de lanzamiento y cohetes. Israel atacó también diez oficinas gubernamentales de Hamas, 11 objetivos de la policía palestina de Hamas, cinco bancos, decenas de campamentos militares y salas de mando, y nueve edificios de gran altura, utilizados como infraestructura para actividades terroristas.

Israel, a su vez, demostró una vez más que el esfuerzo y dinero invertido en su sistema de defensa Cúpula de Hierro es poco con tal de defender a la población civil. La Cúpula de Hierro es uno de los escudos defensivos más eficientes del mundo, que permite librar una guerra sabiendo que el frente civil está protegido. Las Fuerzas de Defensa de Israel informaron ayer que la tasa de interceptación durante la Operación Guardián de las Murallas fue del 90%, es decir, 90 de cada 100 cohetes dirigidos a ciudades con densidad de población, fueron interceptados.

Sin la Cúpula de Hierro, a los 12 fallecidos habría que haberle agregado dos ceros a la derecha.

Israel, desenmascarado pues. Defiende y ataca como nadie. Así operan  las democracias.

En el otro lado, los terroristas de Hamas:

Hamas disparó más de 4300 cohetes hacia Israel en 11 días. Número similar a los disparados contra Israel durante la Operación Margen Protector en 2014, pero durante un período de 51 días

Hamas mejoró tanto en la precisión en el lanzamiento de cohetes como en la cantidad lanzada al mismo tiempo, lo que dificulta a la Cúpula de Hierro su defensa plena. Ese fue su éxito operativo durante la contienda. Mejorar su precisión para tratar de asesinar a cuantos más civiles israelíes inocentes mejor. La diferencia, palpable. Y así ocurrió.

Los cohetes lanzados por Hamas hicieron que  los equipos de emergencia de Israel atendieran a 356 víctimas en todo el país, diez de las cuales murieron por un impacto directo  y dos resultaron fatalmente heridos en el camino a un área protegida y murieron a causa de sus heridas. 13 heridos siguen en estado grave y 98 leves fueron atendidos en todo el país. 225 civiles resultaron heridos cuando corrían a un área protegida, entre ellos uno en estado crítico, cinco moderados y el resto leves.

El logro de Hamas es haber podido asesinar a 12 israelíes inocentes. Y, recordamos, a 16 civiles inocentes palestinos asesinados por el impacto de los propios cohetes de Hamas. Así operan los terroristas.

Esta operación ha acabado, pero los terroristas siguen siendo terroristas y los demócratas en Israel siguen siendo demócratas que buscan proteger a los suyos. Mientras que existan los primeros, los civiles seguirán siendo utilizados de escudos humanos mientras que los líderes terroristas se esconden a 100 metros bajo tierra en bunkers. Mientras existan los segundos, los civiles estarán protegidos.

Comenzó un alto el fuego frágil. El mensaje de Israel es claro: Por cada nuevo cohete disparado, ataque a la valla de seguridad, independientemente del resultado y del alcance del cohete, habrá una respuesta severa de las Fuerzas de Defensa de Israel.

shutterstock_196518893

¡Suscríbete al mejor boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel