(Shutterstock) (Shutterstock)
Torture

Un grupo de árabes que fueron torturados por la Autoridad Palestina han aprendido que los grupos de derechos humanos sólo parecen interesados ​​en los casos que perjudican a la reputación de Israel.

Después de ganar una histórica victoria en julio, cuando el Tribunal de Distrito de Jerusalem dictaminó que la Autoridad Palestina (PA) era responsable de la tortura y la detención ilegal de árabes que habían colaborado con Israel desde la década de 1990, los demandantes acudieron a varias organizaciones de derechos humanos para protegerlos.

Mientras que la victoria legal permitió a las víctimas demandar a la Autoridad Palestina por el daño que les causó, las organizaciones de derechos humanos se han negado hasta el momento a proporcionar la asistencia que necesitan estas víctimas para avanzar, según un reciente informe de Arutz Sheva . Específicamente, estas organizaciones de derechos humanos no ayudan a las víctimas de la tortura a localizar a un médico para evaluar sus daños.

El abogado de las víctimas, Barak Kedem, dijo a la agencia de noticias israelí NRG que todas las organizaciones de derechos humanos se habían negado a ayudar a sus clientes, según informó Arutz Sheva. Kedem explicó que estas organizaciones le dijeron que sólo ayudan a las personas que demandan a Israel. Kedem señaló la importancia de encontrar a los médicos adecuados, que es un componente crucial de los casos que sus clientes esperan seguir.

Entre las dolencias de las que sufren las víctimas de tortura se encuentran el trauma físico y psicológico.

En resumen, si Israel no es el acusado, los palestinos no tienen nada que hacer. Una curiosa y muy vieja forma de antisemitismo.

Por: Unidos con Israel