Henrique Cymerman junto al príncipe Abdelaziz Bin Turki al-Faisal, ministro de Deportes de Arabia Saudita, el pasado jueves (Twitter Henrique Cymerman) (Twitter Henrique Cymerman)

Henrique Cymerman, reconocido periodista israelí de habla hispana y portuguesa, se ha destacado en los últimos años por protagonizar un acercamiento sin precedentes entre Israel y los países árabes de la región.

Fuente: Aurora

Según relató en una entrevista con Aurora, desde hace unos ocho años, con el comienzo de las primaveras árabes, Henrique ha viajado decenas de veces a distintos países en la región para reunirse con catedráticos, hombres de negocios, líderes y oficiales. Solamente en Qatar estuvo ya una decena de veces y estuvo en otros lugares como Marruecos, Omán y Emiratos Árabes Unidos.

«Mantuve reuniones y entrevisté a personalidades de la región, algunas veces en Off The Record y algunas otras On Record, como por ejemplo el general saudí Anwar El-Eshki, jefe del instituto de investigación estratégica en Jeddah, y mantuve contacto con ellos. Pude notar que realmente hay una especie de cambio geopolítico, provocado principalmente por las amenazas de Irán sobre ellos y sobre nosotros, así como por la amenaza de la Jihad Mundial, especialmente al-Qaeda y el Estado Islámico, algo que hizo que algunos países árabes importantes empiecen a mirar a Israel con otros ojos. De esta forma se desarrollaron relaciones, cada vez menos discretas, a varios niveles, sobre todo de defensa y de inteligencia, pero más allá de eso también a nivel periodístico. En los últimos años empezaron a pedirme incluso que venga a estos países con el pasaporte israelí, como muestra de parte de este cambio».

La pasada semana Henrique tuvo la oportunidad de visitar al que define como el «gigante del golfo pérsico», Arabia Saudita, gracias a una invitación del FC Barcelona que estuvo en Jeddah para disputar la semifinal de la Supercopa de España.

Cymerman relata que «fue fascinante venir con la delegación» de uno de los equipos de fútbol más conocidos del mundo y viajar con ellos y que incluso en su llegada a Arabia Saudita, al entender que se trataba de un periodista israelí «me trataron con discriminación positiva».

Henrique arribó en Arabia Saudita pocas horas después de que el ejército estadounidense abatiera al comandante de las Fuerzas Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, Qassem Soleimani: «Transmití lo que estaba ocurriendo en el Medio Oriente a pocos kilómetros de uno de los lugares más importantes de la región, la Meca».

En el diálogo con Aurora, Cymerman relató que la posición del público saudí tras la noticia de Soleimani fue «similar a la posición israelí» y aseguró que en lo que respecta al tema iraní, «hoy en día Arabia Saudita tiene una postura más parecida a Israel que la que pueden tener los países europeos».

El experimentado periodista explicó que los cambios geopolíticos en la región son como «una tormenta de arena que está asolando a Medio Oriente» y que se da una situación en la que pareciera que «alguien está repartiendo de nuevos las barajas», una expresión que escuchó también de la boca de un general saudí que aseguraba que «estamos todos del mismo bando en esto frente a la amenaza iraní».

Durante su estadía en Jeddah, Cymerman tuvo la oportunidad de reunirse con el príncipe Abdelaziz Bin Turki al-Faisal, ministro de Deportes de Arabia Saudita, con quien conversó un rato largo sobre las relaciones con Israel.

El joven Al-Faisal no solo es el ministro de Deportes de Arabia Saudita sino también el hijo del ex jefe de inteligencia saudí, probablemente el segundo cargo más importante del país.

Cymerman conoció al padre de Abdelaziz hace unos 7 años en Nueva York: «Desde entonces tenemos un contacto continuo en todo tipo de foros en el mundo árabe y cuando supo que iba a Arabia Saudita me envió una especie de bendición que tiene un gran significado política ya que daba a entender que el gobierno estaba al corriente y aceptaba mi visita».

Además, al-Faisal avisó a su hijo sobre la presencia de Henrique en el país para el partido del Barcelona y durante la reunión entre ambos, el príncipe invitó a Henrique a visitar Riyadh en algunas semanas.

Henrique destacó también una figura especial en el acercamiento que se está generando con Arabia Saudita, el embajador de España en el país, Álvaro Iranzo, quien en el pasado fue también embajador español en Israel: «Allí en Arabia Saudita, España acaba de construir el tren rápido entre Mecca, Jeddah y Medina, que alcanza a 300 kilómetros por hora en medio del desierto, un proyecto de 9.000 millones de euros, lo que lo convierte en un interlocutor muy válido frente al gobierno saudí y el príncipe heredero Mohammad Bin Salman. Álvaro intenta ayudar en todo lo que puede porque entiende que es muy importante este vínculo para las dos partes e intenta contribuir en todo lo posible. España desde la Conferencia de Paz de Madrid en el 1991 jugó un papel, a veces más y a veces menos, un papel en las relaciones entre Israel y el mundo árabe y en este caso la presencia de Álvaro en Tel Aviv hace unos años y ahora en Riyadh, supone una especie de puente que puede ser significativo».

Donate to Israel