(shutterstock) (shutterstock)
Gene editing

Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv combinan la nanotecnología y el sistema de edición del genoma CRISPR para destruir las células cancerosas metastásicas.

Por Yakir Benzion, Unidos con Israel

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han demostrado que el método CRISPR de edición genética es muy eficaz en el tratamiento de cánceres metastásicos, lo que supone un paso importante en el camino hacia la búsqueda de una cura para el cáncer.

“Este es el primer estudio en el mundo que demuestra que el sistema de edición del genoma CRISPR se puede usar para tratar el cáncer de manera efectiva en un animal vivo”, dijo el profesor Dan Peer, quien supervisa el programa de investigación.

“Debe enfatizarse que esto no es quimioterapia. No hay efectos secundarios y una célula cancerosa tratada de esta manera nunca volverá a activarse”, dijo Peer.

Los investigadores israelíes utilizan CRISPR (Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente Espaciadas), una tecnología innovadora que puede editar genes y, en palabras de la revista New Scientist, «probablemente cambiará el mundo».

«La esencia de CRISPR es simple: es una forma de encontrar un fragmento específico de ADN dentro de una célula. Después de eso, el siguiente paso en la edición de genes CRISPR suele ser alterar ese fragmento de ADN», explica la revista.

Los investigadores de Tel Aviv fueron tras el cáncer más agresivo, conocido como cánceres metastásicos. Este es el tipo de cáncer en el que las células cancerosas se desprenden del lugar donde se formaron por primera vez para crear nuevos tumores (tumores metastásicos) en otras partes del cuerpo. Esta es la etapa más mortal del cáncer, también llamada cáncer en etapa 4.

«La tecnología en la que se basa nuestro sistema, la tecnología de edición del genoma CRISPR, nos permite modificar y alterar básicamente cualquier gen de interés en cualquier tipo de célula que queramos», dijo el Dr. Daniel Rosenblum, del Laboratorio de Nanomedicina de Precisión de TAU. «Nos permite modificar y alterar básicamente cualquier gen de interés en cualquier tipo de célula que queramos, por lo que las posibilidades son básicamente infinitas».

El profesor Peer explica que el equipo creó una estrategia para apuntar a las células cancerosas de una manera muy específica, «entregando ARN mensajero que codifica una proteína que corta el ADN» de las células cancerosas.

Según el estudio, el tratamiento con CRISPR-LNP en un cáncer de ovario metastásico en ratones de laboratorio aumentó su tasa de supervivencia general en un 80%.

La estudiante de doctorado Anna Gutkin dijo que el equipo se centró en dos de los tipos de cáncer más agresivos.

«Realmente creemos que podemos tratar no solo estas enfermedades, sino también abrir nuevas vías para nuevas terapias para otros cánceres y otras enfermedades genéticas».

Peer dice que de los más de 500 tipos diferentes de cáncer, algunos tienen características genéticas únicas, y la tecnología del laboratorio de Tel Aviv se utiliza para atacar esos cánceres específicos.

«Creemos que un solo tratamiento o tal vez dos o tres tratamientos, pero no más, probablemente serán lo suficientemente efectivos para extender la supervivencia, y a su vez mejorar la calidad de vida».

Donate to Israel