F-35 fighter jets (Shutterstock) (Shutterstock)

La Fuerza Aérea de Israel será el anfitrión, la semana próxima, del ejercicio Blue Flag (Bandera Azul), en los que participarán por primera vez sus aviones de combate sigilosos F-35 de última generación, anunció el portavoz militar.

Más de mil efectivos tomarán parte en la maniobra militar de doce días, y al menos cuatro países han enviado su equipos aéreos para participar en el evento.

El ejercicio, que tendrá como sede la base aérea de Uvda, al norte de Eilat, comienza el domingo, 3 de noviembre, y continuará hasta el 12 de noviembre.

“El ejercicio es de suma importancia estratégica y tiene una influencia tremenda en la Fuerza Aérea, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y el Estado de Israel”, anunció el portavoz militar.

Estados Unidos, Alemania, Grecia e Italia, que han participado en los ejercicios Blue Flag anteriores, enviaron sus equipos aéreos de cara a las maniobras. Otros países han prometido enviar equipos más pequeños para observar los simulacros de combate, pero no participarán, explicó el vocero castrense.

Se trata de la cuarta vez que Israel es sede de las maniobras Blue Flag desde que fueron establecidas en 2013, y cada año se vuelven más complejas.

“Como parte del ejercicio, se realizarán decenas de vuelos, en los que la Fuerza Aérea [israelí], junto con las otras fuerzas aéreas que participan, simularán combates aire-aire y aire-tierra, enfrentando amenazas de misiles tierra-aire avanzados y escenarios de combate en territorio enemigo”, precisó el vocero de las la FDI.

“Este despliegue brinda la oportunidad de realizar vuelos tácticos conjuntos contra una variedad de amenazas, utilizando tecnología avanzada”, añadió el portavoz castrense.

La Fuerza Aérea de Israel considera que el ejercicio de Blue Flag, asó como otros ejercicios aéreos internacionales, contribuyen a mejorar sus capacidades, ya que les brinda a los pilotos israelíes la oportunidad de ver cómo operan otras fuerzas aéreas y también les enseña a comunicarse efectivamente con pilotos y tripulaciones extranjeras, algo que puede ser útil si Israel alguna vez participa en una operación militar multinacional.

A un nivel estratégico más amplio, estos ejercicios internacionales también fortalecen las relaciones diplomáticas entre los países participantes.

El ejercicio anterior de Blue Flag de Israel se llevó a cabo en noviembre de 2017. Fue el simulacro aéreo más grande de las FDI, con la participación de siete países extranjeros.

Se espera que la Fuerza Aérea Real (RAF) de Gran Bretaña participe en el Blue Flag 2020, y entonces será la primera vez que el Reino Unido entrene en el espacio aéreo israelí.


Donate to Israel