El ensayo de Ryan Mervin Bellerose, un activista de los derechos indígenas a favor de Israel en Alberta, Canadá, que publicado por primera vez en el blog Israellycool (israellycool.com) y luego en Calgary United with Israel, explica “por qué los judíos son indígenas en la tierra de Israel y por qué los palestinos no lo son”.

Soy un Métis (pueblo aborigen de Canada) de Paddle Prairie Metis [en Canadá]. Mi padre, Mervin Bellerose, co-autor de la Ley de Asentamientos de Métis de 1989, que fue aprobada por la legislatura de Alberta en 1990, consolidó nuestros derechos en la tierra. Fundé Canadians for Accountability, un grupo de defensa de los derechos indígenas, y yo soy uno de los organizadores y de los participantes en el movimiento Idle No More en Calgary. Y yo soy un sionista.

Para empezar, vamos a reconocer que no existe una regla que una tierra puede tener un solo pueblo indígena. No es un juego de suma cero en el que un grupo debe ser considerado indígena de manera que, por tanto, otro no lo es. Sin embargo, hay una guía muy clara de cara a ser considerado como un pueblo indígena. Es algo complejo, pero puede resumirse en la siguiente lista, como la desarrollada por el antropólogo José R. Martínez Cobo, ex relator especial de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de las Minorías de las Naciones Unidas.

Esta lista fue desarrollada porque los derechos indígenas están comenzando a ser respetados en todo el planeta. Este reconocimiento es muy importante, por lo que las personas indígenas no puede permitir que las personas no indígenas hagan afirmaciones falsas, y que en última instancia perjudique a nuestros propios derechos. Israel es el primer estado indígena moderno del mundo: mediante la creación y la declaración de la nación soberana de Israel es la primera vez en la historia que un pueblo indígena ha logrado recuperar el control de sus tierras ancestrales y que ha construido un Estado-nación. Como tal, esto es increíblemente importante para los pueblos indígenas, tanto porque reconoce y apoya nuestros derechos, como por ser un gran ejemplo a emular por nuestros pueblos.

¿QUÉ ES UN PUEBLO INDÍGENA?

La definición actual de “pueblos indígenas” (no la versión de Wikipedia) para los propósitos de este ensayo es el desarrollado por el antropólogo mencionado, José R. Martínez Cobo. Utilizando esta, voy a detallar por qué los judíos son indígenas en Israel, y por qué los palestinos no lo son. La investigación de Martínez-Cobo sugiere que las comunidades indígenas, los pueblos y las naciones son aquellos que, teniendo una continuidad histórica, se consideran distintos al de otros sectores de las sociedades que ahora prevalecen en esos territorios o en partes de ellos. Constituyen ahora sectores no dominantes de la sociedad y están determinados a preservar, desarrollar y transmitir a futuras generaciones sus territorios ancestrales y su identidad étnica como base de su existencia continuada como pueblo, de acuerdo con sus propios patrones culturales, sociales, institucionales y legales.

Esta continuidad histórica puede consistir en la continuación, durante un período prolongado que llegue hasta el presente de uno o más de los siguientes factores:

– La ocupación de tierras ancestrales o al menos de parte de ellas.
– La ascendencia común con los ocupantes originales de esas tierras.
– Cultura en general, o en manifestaciones específicas (tales como religión, vida bajo un sistema tribal, pertenencia a una comunidad indígena, forma de vestir, medios o estilo de vida, etc.).
– Idioma (ya se utilice como lengua única, como lengua materna, como el medio habitual de comunicación en el hogar o en la familia).
– Residencia en ciertas partes del país, o en ciertas regiones del mundo.
– Religión que de importancia a los lazos espirituales con las tierras ancestrales.
Es importante también la existencia del Blood quántum, es decir, la cantidad de sangre que lleva un pueblo específico.

Veamos ahora rápidamente el caso de los judíos: ¿Cómo encajan en esta definición?

Sus tierras fueron ocupadas, primero por los romanos, y luego por los árabes en el siglo VII.

Ellos comparten un ancestro común con los ocupantes anteriores según lo determinado por varios estudios genéticos.

Su cultura se puede remontar directamente al Este, donde se convirtió en lo que hoy es conocido como “la cultura judía.” Mientras que las diferentes comunidades judías tienen ligeramente diferentes tradiciones, todos comparten la misma cultura, y se mantiene sin cambios. Ellos han resucitado su lengua tradicional, y aunque muchos todavía hablan yiddish y ladino, el hebreo se ha convertido en el idioma principal de nuevo.

Tienen vínculos espirituales con la tierra, la cual juega un papel importante en sus tradiciones como pueblo. A pesar de todos los argumentos sobre la europeización de los judíos, cumplen con todos los criterios establecidos por Martínez-Cobo.

JUDEA Y SAMARIA SON TIERRAS ANCESTRALES JUDÍAS

A pesar de que Israel es el primer estado indígena moderno, todavía tiene tierras que están ocupadas por extranjeros en Judea y Samaria. Son tierras ancestrales, y muchos sienten que deberían ser devueltas a los pueblos indígenas por la libre determinación.

Ahora, la otra cara de la moneda.

Los palestinos tienen lo que se llaman “rights of longstanding presence” (“derechos de la presencia de larga duración”), y aunque se trata de derechos legítimos, no deben prevalecer sobre los derechos indígenas. La naturaleza misma de la “presencia de larga duración” significa que a pesar de que vivían en algún lugar hace mucho tiempo, no tienen derecho a ocupar a los pueblos indígenas y a controlarlos.

El argumento de que los palestinos son indígenas es incorrecto por varias razones.

Aproximadamente el 50% por ciento de los árabes palestinos no puede rastrear sus antepasados ​​más allá de sus bisabuelos. Muchos son descendientes de árabes traídos por los británicos para construir la infraestructura después de la Primera Guerra Mundial.

La gran mayoría de los palestinos son árabes musulmanes de lengua árabe, autóctonos de la Península Arábiga.

Algunos palestinos comparten un ancestro común con los pueblos indígenas, pero no siguen las tradiciones indígenas ni se auto-identifican como aquellos pueblos indígenas. Ellos no comparten ni la religión ni el idioma con ellos. El Quantum de sangre por sí solo no es suficiente para transmitir la condición de indígena.

Los árabes de Oriente Medio subsumen varias poblaciones indígenas, pero ningún grupo puede llegar a ser indígena a través de subsumir a los verdaderos pueblos indígenas. Más bien, ellos conquistaron toda la región y difundieron su propio idioma, costumbres y religión. Esto es un hecho histórico.
Ahora usted puede preguntar: ¿por qué es esto importante? Es importante porque no podemos permitir el argumento de que los conquistadores puedan llegar a ser indígenas. Si nosotros, como otros pueblos indígenas, lo permitimos, entonces estaríamos deslegitimando nuestros propios derechos.

RECLAMACIONES PALESTINAS SON “PELIGROSAS PARA LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN TODAS PARTES”.

Si los conquistadores pueden llegar a ser indígenas, entonces los europeos blancos que llegaron a mis tierras indígenas en América del Norte ahora podrían pretender ser indígenas. Los europeos blancos que fueron a Australia y Nueva Zelanda ahora podrían pretender ser también indígenas. Si nosotros, aunque sólo sea una vez, lo permitimos, los derechos indígenas estarían repentinamente devaluados y carentes de sentido. Los argumentos a favor de los “derechos indígenas” palestinos son generalmente aquellos que tienen poca comprensión con la historia, con una manifiesta carencia de comprensión hacia la verdad y el sentido que hay detrás de los derechos indígenas.

Si encontramos real el argumento de que los conquistadores pueden ellos mismos convertirse en autóctonos de una región en virtud de la conquista, no solo nos estamos mintiendo a nosotros mismos, sino que también, mediante este argumento equivocado, ponemos en peligro los derechos de los pueblos indígenas en todas partes.

Autor: Ryan Mervin Bellerose