An IDF officer leads his troops. (Screenshot) Screenshot
An IDF officer leads his troops. (Screenshot)

En un acto conmemorativo en recuerdo de los caídos en la operación Margen Protector hace cinco años, el primer ministro Netanyahu se refirió a la actual situación en la Franja de Gaza.

Fuente: Aurora

“Estamos trabajando para lograr la calma pero estamos preparados para embarcarnos en una operación militar amplia contra el Hamas y la Yihad Islámica, un golpe militar como ninguno que hayan recibido hasta ahora”, afirmó Netanyahu.

El mandatario dijo que “no puede comentar los detalles pero aquellos que están involucrados en estas preparaciones saben muy bien que no son solo palabras”.

Durante el acto, el primer ministro comentó también sobre los cuatro israelíes cautivos en Gaza: los soldados Oron Shaul y Hadar Goldin, que cayeron durante Margen Protector y cuyos cuerpos fueron tomados por el Hamas, y los ciudadanos israelíes Avra Mengistu y Hisham Said que están secuestrados por el Hamas.

“Estamos comprometidos con traerlos de vuelta a casa”, dijo Netanyahu, que aseguró que aunque no puede dar detalles de todos los esfuerzos de Israel, “estamos haciendo mucho”.

Mientras tanto, un portavoz del brazado armado del Hamas, afirmó que revelarán información sobre los israelíes que se encuentran capturados por el Hamas.

El presidente Rivlin, que también participó en el acto, aseguró que la operación Margen Protector fue “una campaña justa y apropiada llevada a cabo por un estado soberano para proteger a sus ciudadanos” y recordó que en las semanas anteriores al operativo “los niños, ancianos, mujeres y hombres vivían con el terror de los misiles y las alarmas”.

Rivlin enfatizó que “aún hoy en día, cinco años después del cese al fuego, la organización terrorista Hamas sigue intentando dañar las vidas diarias de los ciudadanos israelíes. Continúan cavando túneles de muerte, lanzando globos incendiarios, siguen destruyendo y amenazando nuestra integridad”.

El presidente israelí recordó también que el Hamas sigue teniendo en su posesión los cuerpos de los dos soldados caídos de las FDI, Oron Shaul y Hadar Goldin, así como a los otros dos ciudadanos israelíes y destacó que además “siguen teniendo a dos millones de gazatíes como rehenes para promover su política asesina cruel que elige la muerte por encima de la vida”.