PM Netanyahu exposes the Hezbollah sites at addresses the UNGA. (Avi Ohayon/GPO) (Avi Ohayon/GPO)
Netanyahu UN

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) publicaron un detallado dossier donde explican en qué consiste el proyecto de misiles guiados de precisión de Hezbollah, quiénes lo dirigen y cómo se relaciona con el mezclador que según el diario Times, de Londres, fue atacado por drones israelíes en la madrugada del domingo pasado, en el barrio Dahieh, en el sur de Beirut.

Fuente: Aurora

Las FDI han detectado que Hezbollah y sus socios iraníes están realizando serios esfuerzos para establecer una fábrica de misiles de precisión, luego que fueran desbaratados los intentos de erigir plantas de “conversión” de los viejos cohetes “estadísticos” en misiles de precisión.


De acuerdo con el reporte de las FDI, el proyecto de misiles de Hezbollah está dirigido por Irán, bajo la conducción de tres iraníes y un libanés. El proyecto está encabezado por el general de brigada Muhammad Hussein Zada-Hejazi, comandante de la división libanesa de la Fuerza Quds. La Fuerza Quds es la unidad de elite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica para las operaciones militares iraníes en el exterior. Zada-Hejazi responde directamente al comandante de la Fuerza Quds, el general Qassem Soleimani, y es el oficial responsable del enlace entre Irán y Hezbollah.

Otros dos oficiales de la Guardia Revolucionaria que están involucrados son: el coronel Majid Nuab, un ingeniero especializado en misiles tierra-tierra, y el general de brigada Ali Asrar Nuruzi, jefe de la División de Logística de la Guardia Revolucionarial, encargado de la logística del transporte de los equipos y componentes desde Irán a través de Siria hasta las plantas del proyecto de misiles en el Líbano.

Otro de los implicados es Fuad Shukr, un alto comandante de Hezbollah responsable del atentado contra el Cuerpo de Marines estadounidenses en el Líbano en 1983. Shukr es responsable de la construcción de los sitios y de la apertura de fuego de Hezbollah en caso de guerra.

El proyecto de los misiles de precisión comenzó en 2013 a dos niveles: por un lado, convertir los cohetes “tontos” en misiles de precisión y, por el otro, producir misiles de precisión desde cero. En un principio, Hezbollah intentó ingresar clandestinamente al Líbano misiles de precisión enteros desde Irán a través de Siria. Muchas de estas acciones fueron frustradas. Consecuentemente, en 2016, Hezbollah decidió no trasladar más misiles enteros.

Al mismo tiempo, se comienza en la planta del Centro de Estudios Científicos (SARS) en Siria a convertir misiles de precisión, una actividad que también se ve desbaratada. Y más tarde, Hezbollah decide llevar los componentes de precisión al Líbano e instalarlos en misiles “tontos” que ya están en su poder. Las rutas del contrabando clandestino son por tierra, mar y aire.


En 2018, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, expuso en la Asamblea General de la ONU tres sitios destinados a la conversión de misiles de precisión. Según las FDI, con su exposición se impidió que se establecieran allí las fábricas. Pero al mismo tiempo, Hezbollah comienza a tratar de erigir plantas para fabricar misiles de precisión en el Líbano. De acuerdo con las FDI, en los últimos meses se ha registrado un fuerte aumento de los intentos de Hezbollah de establecer dichos sitios en el sur del Líbano, el valle de la Bekaa y Beirut.

El mayor desafío es la producción de misiles porque se requiere un mezclador especial, como el que habría sido atacado en Beirut esta semana. Ese mezclador fue fabricado en Irán para este proyecto específico. Según las FDI, Hezbollah no ha logrado establecer una planta de este tipo, y se estima que tiene apenas decenas de misiles precisos de diferentes niveles operativos, cuando planeaba tener varios cientos en 2019.

Donate to Israel