Related:

Israel se encuentran entre las naciones más felices del mundo, ya que sus ciudadanos son educados, tienen una alta tasa de esperanza de vida, saben cómo ganarse la vida, y lo más importante, tienen fuertes conexiones con amigos y familiares.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), «Israel implementa medidas que favorecen al bienestar, y en muchos datos macroeconómicos se sitúa entre la media de los países occidentales, muchas veces, incluso, superándolos en calidad de vida». Por ejemplo, la persona promedia ganar en Israel un salario de “47.750 dólares por año, más que el promedio de la OCDE de 36 238 USD”. Mientras que tener más dinero no garantiza la felicidad, la OCDE hace notar que  ayuda a garantizar un mejor nivel de vida. Además, la tasa de esperanza de vida en Israel es de casi 82 ​​años, dos años más que el promedio de la OCDE, que se sitúa en los 80 años. Esto significa que, en general, el sistema médico israelí se comporta mejor que la media.

También en Israel, «el 80% de los adultos de 25-64 años han obtenido el equivalente a un título de secundaria; muy superior también a la media de la OCDE, que se sitúa en un 74%. Hay poca diferencia entre hombres y mujeres, el 80% de los hombres han completado con éxito la escuela secundaria en comparación con el 84% de las mujeres”. La OCDE señaló: “Tener una buena educación es un requisito importante para encontrar un buen trabajo”. De hecho, la OCDE público hace no mucho, que Israel es, actualmente, el segundo país más educado en todo el planeta. De hecho, el estudio, el trabajo duro y la innovación han sido siempre los valores judíos que el Estado de Israel se enorgullece de implementar. De hecho, los israelíes publican más libros per cápita que cualquier otro país y por lo general leen más libros que otros países.

Los jóvenes israelíes generalmente valoran tener hijos y casarse como una de sus principales prioridades; esto hace que vean la carrera universitaria o laboral y otras cosas materiales como importantes… pero secundarias. La edad media del matrimonio en Israel es de 24,7 para las mujeres y 27,5 para los hombres. Además, un estudio publicado por la Universidad de Haifa titulado La familia en Israel: entre la tradición y la modernidad encontró que “casi el sesenta por ciento de los israelíes creen que las personas sin hijos tienen una vida vacía y más de ochenta por ciento creen que la mayor alegría en la vida es ver a los niños crecer”. Las estadísticas muestran que los israelíes desean tener más hijos que las personas que viven en cualquier otro país avanzado. En efecto, mientras que el estadounidense promedia 2,3 hijos, el israelí promedia 3 hijos.

En Israel, pasar tiempo con los amigos y familiares se considera el aspecto más importante de la vida de la persona. Puesto que Israel es un país tan pequeño, si uno vive en Be’ersheva, puede, y de hecho suele tener parientes en Netanya, Zikhron Ya’akov o incluso en Nahariyya. Israel es muy pequeño, el viaje en tren desde Be’ersheva hasta en el sur de Nahariya, en el norte está a sólo tres horas. Esto implica que cada vez que hay una fiesta judía, incluso si es sólo un día, o cada fin de semana, cuando todo el país celebra el Shabbat (sábado judío), uno tendrá la posibilidad de pasar el tiempo con su familia. De hecho, todo el camino  de la vida judía gira en torno a las fiestas , que se producen al menos una vez cada dos meses, aproximadamente, y al Shabbat. Estos son los valores de Israel; los valores que representa la tradición y el legado de nuestros Padres durante generaciones.

Por Rachel Avraham