(Shutterstock) (Shutterstock)

A medida que se acerca el día de las elecciones estadounidenses, aumentan las tensiones entre Washington y Teherán, con implicaciones para la seguridad de Israel.

Por Yossi Kuperwasser (Centro de Asuntos Públicos de Jerusalem) – Traducido por Hatzad Hashení

Irán sigue buscando formas de asegurar la capacidad de producir una cantidad suficiente (SQ) para dos dispositivos nucleares en poco tiempo, desafiando la creciente presión económica estadounidense. Hoy, Irán necesita alrededor de tres meses para asegurar un SQ, en comparación con el año que se suponía que proporcionaría el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015. Por otro lado, el camino garantizado y “seguro” de los iraníes hacia la capacidad de producir un gran arsenal nuclear en 10 años, como se detalla en el JCPOA, se ha visto gravemente interrumpido.

El embargo sobre la venta de armas hacia y desde Irán que se incluyó en el JCPOA expira el 18 de octubre, en opinión de los participantes del acuerdo con Irán. Estados Unidos no está de acuerdo e insiste en que todas las sanciones de la ONU a Irán se volvieron a imponer el 20 de septiembre debido a su solicitud de “retroceso” al Consejo de Seguridad de la ONU. Al mismo tiempo, la administración de Estados Unidos también introdujo sanciones económicas sin precedentes contra Irán, pero el régimen de los ayatolás sigue avanzando con su programa nuclear y viola descaradamente todos sus compromisos en el JCPOA, a pesar de las crecientes dificultades económicas y otros reveses que ha sufrido.

Tras la explosión en la planta de producción y ensamblaje de centrifugadoras avanzadas en el sitio de enriquecimiento nuclear de Natanz el 2 de julio, el 8 de septiembre, Ali Akbar Salehi, presidente de la Organización de Energía Atómica de Irán (AEOI), anunció que Irán había comenzado a construir un nueva instalación para el mismo propósito en las montañas cercanas al sitio de enriquecimiento de Natanz. Sin embargo, a diferencia de la instalación de Natanz que fue golpeada por una misteriosa explosión y fue construida en la superficie, la nueva instalación es subterránea. Mientras tanto, el portavoz de la AEOI reiteró que Irán había logrado desentrañar la mayoría de los detalles relacionados con la misteriosa explosión.

Tras la construcción de la nueva instalación, los iraníes podrían intentar acelerar la producción de centrifugadoras avanzadas.

El informe periódico del OIEA publicado en septiembre no incluía ninguna referencia a la explosión de Natanz ni a la intención de Irán de construir una nueva instalación para la producción y montaje de centrifugadoras avanzadas. Como regla general, Irán está obligado a notificar al OIEA con anticipación sobre el establecimiento de instalaciones nucleares y permitir el acceso de los inspectores del OIEA a todas las instalaciones relacionadas con el enriquecimiento en sus sitios nucleares. Aún así, por implicación, no lo hace cuando se trata de la producción de centrifugadoras (este es uno de los muchos agujeros en el JCPOA).

Sin embargo, los informes de noticias de agosto basados ​​en un documento restringido del OIEA describen ampliamente las actividades de Irán en la experimentación y el desarrollo de centrifugadoras avanzadas de varios tipos para el enriquecimiento de uranio. Un resumen de ese informe se incluyó en el informe periódico de la agencia del 2 de septiembre sobre Irán. Una noticia se refiere a la intención de Irán de instalar, por primera vez, centrifugadoras avanzadas que ahora están operando en la Planta Piloto de Enriquecimiento de Combustible (PFEP) en Natanz, en la sala de enriquecimiento subterránea B.

Según el informe, se suponía que este paso se había llevado a cabo, pero se pospuso en el último minuto. En cualquier caso, los preparativos para ensamblar cascadas de centrifugadoras avanzadas en el sitio ya están en progreso. Debe enfatizarse que tal desarrollo sería otra violación significativa del acuerdo nuclear, que permite a los iraníes operar solo 5.060 centrifugadoras básicas para enriquecer uranio en Natanz. No está claro si la demora está relacionada con el daño a la instalación del ensamblaje de la centrífuga.

En la PFEP, Irán está enriqueciendo uranio en centrifugadoras experimentales avanzadas, desarrollando una amplia variedad de centrifugadoras avanzadas y violando el calendario de I + D incluido en el JCPOA.

Los iraníes también están violando sus obligaciones al enriquecer uranio con 1.044 centrifugadoras en la instalación subterránea de Fordow cerca de Qom. Desafiante, el presidente de la AEOI, Salehi, declaró el 13 de septiembre que su organización “activó un ala de enriquecimiento en la instalación nuclear de Fordow”. El uso de estas 1.044 centrifugadoras en la planta de Fordow para enriquecer uranio estaba en línea con los pasos para reducir sus compromisos con el acuerdo nuclear, según Salehi. “Habíamos prometido no enriquecer con estas 1.044 centrifugadoras, pero de acuerdo con la reducción de compromisos, el enriquecimiento se hará según sea necesario y también almacenaremos los materiales enriquecidos”, dijo.

Cabe señalar que en el último año Irán ha estado enriqueciendo uranio a un nivel del 4,5 por ciento en lugar del 3,67 por ciento permitido por el acuerdo nuclear de 2015. Irán ya ha acumulado una cantidad de uranio enriquecido a ese nivel 10 veces mayor de lo que está permitido según el acuerdo (alrededor de 2.100 kg en lugar de los 202 kg permitidos).

Está claro que Irán está decidido a continuar expandiendo rápidamente su capacidad para producir armas nucleares en un corto período. La cantidad de uranio enriquecido que posee, combinada con su capacidad de enriquecimiento actual, ya le permitiría, si lo deseaba, enriquecer el uranio a un nivel militar y producir material fisionable para dos dispositivos nucleares. Mientras que se puede producir una cantidad suficiente para el primer artefacto explosivo nuclear en poco más de tres meses, dentro de los dos meses posteriores Irán tendría la cantidad necesaria para la producción del segundo artefacto. La instalación de las centrifugadoras avanzadas en el sitio de enriquecimiento podría acortar en unas pocas semanas el tiempo requerido para el enriquecimiento a nivel militar. Según el acuerdo con Irán de 2015, se suponía que Irán estaría a un año de obtener suficiente material fisionable para un dispositivo explosivo.

Todo esto está sucediendo mientras Irán continúa desarrollando misiles de largo alcance que le permitirán lanzar armas nucleares no solo contra Israel sino también contra objetivos en Europa. Al mismo tiempo, Europa, China y Rusia ignoran los intentos de Estados Unidos de renovar las sanciones internacionales contra Irán. Están decididos a permitir que el régimen iraní continúe violando el acuerdo nuclear.

Por lo tanto, no es de extrañar que a medida que se acerca el día de las elecciones estadounidenses, las tensiones entre Washington y Teherán aumenten, con implicaciones para la seguridad de Israel.

Tres afirmaciones preocupantes

Tres expresiones recientes sobre el programa nuclear de Irán merecen una aclaración y un contexto:

En primer lugar, el director general de la AIEA, Rafael Grossi, declaró en una entrevista con el periódico austriaco Die Presse que Irán no tiene en este momento la cantidad significativa de uranio enriquecido necesaria para producir una bomba nuclear. Esto es cierto y falso al mismo tiempo. Lo cierto es que están a unos tres meses de tener esta cantidad, en caso de que decidan producirla. Grossi admitió que Irán acumula uranio enriquecido a un nivel más alto de lo que se comprometió, pero evitó abordar la cuestión del tiempo requerido para producir un SQ al afirmar que la AIEA no se ocupa de escenarios de ruptura.

En segundo lugar, Brig. El general Dror Shalom, jefe saliente de la División de Investigación de la Dirección de Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel, dijo en una entrevista con Yediot Ajaronot que Irán necesita alrededor de dos años para producir una bomba nuclear desde el día en que decide hacerlo. Esto puede ser un poco engañoso, ya que la parte crítica de este período es el enriquecimiento del uranio poco enriquecido en uranio muy enriquecido y, como se señaló anteriormente, esto requiere alrededor de tres meses. Dado que Irán ya ha adquirido un conocimiento considerable con respecto a cómo convertir el uranio enriquecido en armas (como se ve en los archivos nucleares capturados de Irán) y ya ha logrado un progreso significativo en la producción de sistemas de suministro, es difícil evaluar cuánto tiempo tomarán las otras etapas.

En tercer lugar, Shalom y otros también se refieren a las posibilidades de elecciones posteriores a Estados Unidos y afirman que no hay mucha diferencia entre los dos candidatos, ya que ambos están interesados ​​en llegar a un acuerdo con Irán con respecto a su programa nuclear. De hecho, existe una diferencia considerable entre los dos. El republicano Trump busca un acuerdo basado en la disposición de Irán a aceptar sus demandas de renunciar al proyecto nuclear y sus aspiraciones de hegemonía regional, mientras que el demócrata Biden busca una fórmula que lleve a Irán de vuelta a una versión ligeramente mejorada del JCPOA y le permita mantener promoviendo su política regional.

A estas alturas, todo el contexto en el que se desarrolla la lucha por el futuro del programa nuclear de Irán ha cambiado. El JCPOA se ha centrado en las preguntas de si Irán tendrá un arsenal nuclear significativo para 2030 o no, y si las partes del JCPOA se sienten cómodas con respecto a la forma en que se adquirirá este arsenal. Tras la retirada de Estados Unidos del acuerdo, la cuestión volvió a ser, como lo fue hasta 2015, si Irán tendrá suficiente material fisionable para uno o dos dispositivos nucleares, y cómo va a superar el umbral que lo separa de alcanzar. este objetivo bajo presión económica y amenazas militares. Este ha sido el caso desde que el presidente Trump se retiró del JCPOA. Irán y todos los demás, incluido Israel, esperan ansiosamente ver qué auguran las elecciones estadounidenses.

*Brigada de las FDI. El general (res.) Yossi Kuperwasser es director del Proyecto sobre Desarrollos Regionales del Medio Oriente en el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Anteriormente se desempeñó como director general del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y jefe de la división de investigación de Inteligencia Militar de las FDI.

shutterstock_152856233

¡AYÚDANOS EN LA LUCHA CONTRA EL COVID-19

Dona al Fondo de ayuda de United with Israel para luchar contra el coronavirus en Israel . El coronavirus se sigue propagando muy rápido por todo el mundo en esta segunda ola. Es el momento de ayudar a Israel.

Los israelíes necesitan tu ayuda. Los alimentos y suministros médicos pueden ser escasos. La tasa de desempleo continúa en un 25%. Comenzamos la crisis con una tasa del 4%. La gente está en pánico. Ayuda a Israel AHORA!

HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN