(Flash90) (Flash90)
Man in sukkah

La observancia de la Festividad de Sucot “protege” el crecimiento espiritual experimentado durante los Grandes Días Santos.

En nuestras oraciones diarias describimos a Dios como el Melech Ozer U’moshia U’magen , el “Rey que ayuda, trae la salvación y protege”. Se enseña que estas cuatro palabras hebreas se refieren a los cuatro temas de las fiestas del mes de Tishrei.

La palabra “Melech” (“rey”) se refiere a Rosh Hashaná, cuando celebramos la realeza de Dios sobre el mundo. La segunda palabra, “Ozer” (“ayuda”), se refiere al período entre Rosh Hashaná y Yom Kippur, cuando Dios nos ayuda a arrepentimos y nos acercamos a Él. “Moshia” (“trae salvación”) se refiere a Yom Kipur, cuando Dios perdona nuestros pecados y nos libera del castigo. Finalmente, “Magen” (“protege”) se refiere a Sucot. Esto se debe a que en Sucot, cuando dejamos la comodidad y seguridad de nuestros hogares para comer y dormir afuera en una choza temporal, necesitamos la protección de Dios.

Hay otra interpretación para “Magen” también. Todos hemos estado trabajando en nosotros mismos para convertirnos en mejores personas en los días previos a Rosh Hashana y Yom Kipur. Con este periodo de fiestas detrás de nosotros, tenemos que hacer algo para “proteger” los niveles más altos de espiritualidad que hemos logrado. ¿Y cómo lo hacemos? Con la debida observancia de Sucot.

Celebrar Sukkot correctamente es complicado. Véase las múltiples leyes relacionadas con el Lulav o descifrar cuando estamos obligados a comer y dormir en la sucá y cuando no estamos, la mismísima construcción de la Suca… Pero la alegría y las celebraciones asociadas a cada día de Sucot nos hacen querer observar las fiestas de manera meticulosa y, por extensión, nuestra meticulosa observancia nos ayuda a mantener, al menos durante los ocho días del festival, el alto nivel de espiritualidad alcanzado durante este periodo de tiempo.

Este es el significado de “Magen”, es decir, que el día festivo y la observancia de Sukkot “protege” el crecimiento espiritual experimentado durante los Grandes Días Santos.

Por: Rabino Ari Enkin, Director Rabínico, Unidos con Israel