Obama and Netanyahu in Jerusalem in March 2013. (Kobi Gideon/GPO/Flash90) (Kobi Gideon/GPO/Flash90)
Israel's Prime Minister Benjamin Netanyahu holds a joint press conference with US President Barack Obama at PM Netanyahu's residence in Jerusalem in March 2013. (Kobi Gideon/GPO/FLASH90)

Jonathan Tobin

Resultó que nada podía impedir que el presidente Obama lanzara un último disparo contra Israel. A pesar de las súplicas del gobierno israelí y la advertencia de su sucesor de que no vetar una resolución de la ONU sobre el conflicto en el Oriente Medio sería profundamente injusto y pronto repudiado, la administración rompió con décadas de política estadounidense, absteniéndose de votar una resolución que condena los asentamientos israelíes y abandona el Estado judío a sus enemigos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
La resolución define la presencia judía en cualquier parte de Cisjordania o en partes de Jerusalén que fueron ocupadas por Jordania de 1949 a 1967 como ilegal. Y hace que los cientos de miles de judíos que viven en esas partes de la antigua patria judía sean proscritos internacionalmente.

La excusa dada por los EE.UU. fue que el aumento de la construcción en los territorios y Jerusalén está poniendo en peligro las posibilidades de una solución de dos Estados. Pero se trata de una excusa canalla. La razón por la cual una solución de dos estados no se ha implementado hasta la fecha es porque los palestinos han rechazado repetidamente ofertas de estado incluso cuando tales ofertas los pondrían en posesión de casi toda la Cisjordania y una parte de Jerusalén.

La construcción de más casas en lugares que incluso Obama admitió que se mantendrían en Israel en caso de un tratado de paz, no es un obstáculo para la paz si los palestinos quisieran realmente un estado. En lugar de alentar la paz, esta votación sólo fomentará más intransigencia palestina y su continua negativa a negociar directamente con Israel. También acelerará el apoyo a los esfuerzos por librar una guerra económica contra Israel a través del movimiento BDS.
Esta puñalada por detrás del único aliado democrático de Estados Unidos en Oriente Medio debería alentar al presidente electo, Donald Trump, a cumplir su promesa de trasladar la embajada estadounidense de Israel de Tel Aviv a Jerusalén y hacer saber al mundo que la nueva administración no sólo repudia la traición de su predecesor, sino que la alianza es tan fuerte como siempre.
Eso tendrá que esperar hasta el 20 de enero y la salida de Obama de la Casa Blanca. Mientras tanto, este es un momento para que los amigos demócratas de Israel pidan disculpas por ocho años de justificaciones y racionalizaciones de la creciente hostilidad de Obama hacia el estado judío.

Aunque algunos pretendan sinceramente que el presidente está tratando de salvar a Israel de sí mismo, la votación debe ser vista por lo que es. Libre de restricciones políticas, el presidente finalmente mostró sus verdaderos colores lanzando a Israel a los lobos en una ONU donde el antisemitismo y el sesgo anti-Israel es parte integral de la cultura del organismo internacional.

Este es un momento en que aquellos que han estado minimizando el daño que el presidente ha hecho a la alianza entre Estados Unidos e Israel deben admitir su error. Pero para la comunidad pro-Israel en su conjunto, una coalición bipartidista de republicanos y demócratas, conservadores y liberales, esta es una oportunidad que esperamos sea seguida por la determinación de trabajar con el próximo presidente para reparar el grave daño que Obama ha causado.

Fuente: Commentary y Aurora

shutterstock_196518893

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel