An Israeli Arab woman. (Chen Leopold/Flash90) (Chen Leopold/Flash90)
Israeli Arabs

Relacionado:

En términos de esperanza de vida y tasas de mortalidad infantil, la población árabe-israelí ocupa el primer lugar en el mundo árabe y musulmán.

Por: Unidos con Israel

Los árabes israelíes tienen la mayor esperanza de vida en el Medio Oriente cuando se los compara con las poblaciones de los 21 países musulmanes y árabes, según una nueva encuesta sobre el tema.

Una encuesta reciente del Centro Taub de Estudios de Política Social en Israel encontró que, en términos de esperanza de vida y tasas de mortalidad infantil, la población árabe-israelí ocupa el primer lugar en el mundo árabe y musulmán.

En 2015, la tasa de mortalidad promedio entre los árabes israelíes fue de 79 años, más alta que los países ricos como Qatar, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahrein, e igual a la de la población general de los Estados Unidos.

Todos los países árabes y musulmanes exhibieron una disminución sustancial de la mortalidad infantil entre 1995 y 2015. Sin embargo, aún existen grandes disparidades entre los países. Bahrein tiene la mortalidad infantil más baja con 5.3 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. En el otro extremo está Pakistán, con una tasa de mortalidad infantil de 65.8 por cada 1,000 nacidos vivos. Los árabes israelíes ocupan el cuarto lugar, después de Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Malasia.

Los árabes israelíes tienen acceso a uno de los sistemas médicos más avanzados de la región y disfrutan de todos los servicios prestados por el estado judío.

No es sorprendente que una encuesta reciente muestre que la gran mayoría de los árabes de Israel, el 73 por ciento, siente un sentido de pertenencia en el estado judío y el 60 por ciento se siente orgulloso de ser israelí.

Cualquiera que viva en Israel sabe que los árabes tienen buenos trabajos y reciben servicio en todas las oficinas gubernamentales. Estudian en todas las universidades, incluida la Universidad Ariel en Samaria, y sirven como jueces , médicos, oficiales de las FDI y parlamentarios.

Tienen buenas razones para sentirse orgullosos de ser israelíes  y de vivir felices en Israel.

Donate to Israel