Vistas del Monte de los Olivos en Jerusalem (Shutterstock) (Shutterstock)

Related:

Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv y de la Universidad de Jerusalén, señalan que se trata de la primera evidencia del cultivo de un árbol frutal.

(Comunicado de la portavoz de la Universidad de Tel Aviv)

Un estudio conjunto por investigadores de la Universidad de Tel Aviv y de la Universidad de Jerusalén reveló las primeras evidencias de la domesticación de un árbol frutal. Los investigadores analizaron restos de carbón vegetal del sitio calcolítico de Tel Zaf, en el Valle del Jordán y determinaron que provenían de olivos. Dado que el olivo no crecía naturalmente en el Valle del Jordán, esto significa que los habitantes plantaron el árbol intencionalmente hace aproximadamente 7.000 años.

El estudio innovador fue dirigido por la Dra. Dafna Langgut, del Departamento de Arqueología y Culturas del Oriente Próximo Antiguo Jacob M. Alkow y del Museo Steindhart de Historia Natural, de la Universidad de Tel Aviv. Los restos de carbón vegetal fueron hallados en la excavación arqueológica dirigida por el Prof. Yosef Garfinkel del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea. Los resultados fueron publicados en la revista Scientific Reports, de la editorial Nature.

La Dra. Langgut manifestó: “Soy la directora del Laboratorio de Arqueobotánica y Medioambiente Antiguo, que se especializa en la identificación microscópica de restos vegetales. Los árboles, incluso cuando fueron quemados hasta convertirse en carbón, pueden ser identificados por su estructura anatómica. La madera era el “plástico” del mundo antiguo. Era usada para la construcción, para la elaboración de herramientas y muebles, y como fuente de energía. Es por eso que, la identificación de restos de árboles hallados en sitios arqueológicos, como el carbón vegetal de los hogares, es una clave para comprender qué clase de árboles crecían en el entorno natural de esa época, y cuándo los humanos empezaron a cultivar árboles frutales”.

En su laboratorio, la Dra. Langgut identificó el carbón vegetal de Tel Zaf como perteneciente a árboles de olivo e higueras. “Los árboles de olivo crecen estado salvaje en la tierra de Israel, pero no crecen en el Valle del Jordán”, afirma. “Esto quiere decir que alguien los trajo aquí en forma intencional, se llevó el conocimiento y el mismo cultivo a un lugar que se halla fuera de su hábitat natural. En Arqueobotánica, esto es considerado como una prueba irrefutable de domesticación, lo que significa que tenemos aquí la primera evidencia de la domesticación de olivo en algún sitio del mundo. También he identificado numerosas ramas de higos jóvenes. La higuera crecía naturalmente en el Valle del Jordán, pero sus ramas tenían poco valor como leña o como materia prima para herramientas o muebles, pues la gente no tenía motivo para juntar grandes cantidades y llevarlas a la aldea. Aparentemente, estas ramas de higuera eran el resultado de la poda, un método aún utilizado en la actualidad, para incrementar el rendimiento de los árboles frutales.

Los restos de los árboles examinados por la Dra. Langgut fueron recolectados por el Prof. Yosef Garfinkel de la Universidad Hebrea, quien encabezó la excavación en Tel Zaf. El Prof. Garfinkel, señaló: “Tel Zaf era una gran aldea prehistórica en el Valle medio del Jordán, al sur de Beit Shean, habitada hace entre 7.200 y 6.700 años atrás. Grandes casas con patios fueron descubiertas en el sitio, cada uno con varios graneros para el almacenamiento de las cosechas. La capacidad de almacenamiento era 20 veces mayor que el consumo de calorías de una sola familia, por lo que es evidente que se trataba de depósitos para almacenar grandes riquezas. La riqueza del poblado se manifestaba a través de la producción de una cerámica elaborada, pintada con una notable habilidad. Además, hemos encontrado artículos traídos desde lejos: cerámica de la cultura Ubaid de la Mesopotamia, obsidiana d Anatolia, un punzón de bronce del Cáucaso y otros”. .

La Dra. Langgut y el Prof. Garfinkel no se sorprendieron de encontrar que los habitantes de Tel Zaf fueron los primeros en el mundo en cultivar intencionadamente olivos e higueras, ya que cultivar árboles frutales es una evidencia de lujo, y este sitio es conocido por haber sido excepcionalmente rico.

La Dra. Langgut agregó: “La domesticación de árboles frutales es un proceso que lleva muchos años, y por consiguiente, es característico de una sociedad de abundancia, más que de una que lucha por sobrevivir. Los árboles dan frutos solo 3-4 años después de ser plantados. Visto y considerando que las arboledas de árboles frutales requieren una inversión inicial importante, y luego viven por un tiempo prolongado, tienen una gran importancia económica y social, en términos de propiedad de la tierra y de legado para las futuras generaciones-procedimientos que sugieren el comienzo de una sociedad compleja. Es más, es posible que los habitantes de Tel Zaf comerciaran con productos derivados de los árboles frutales, como aceitunas, aceite de oliva e higos secos, que tienen una larga vida útil. Es posible que estos productos permitieran un comercio a larga distancia que condujera a la acumulación de riqueza material, y posiblemente, incluso a la tributación, pasos iniciales para convertir a los lugareños en una sociedad con una jerarquía socio-económica apoyada por un sistema administrativo”.

Finalmente, la Dra. Langgut señala: “En el sitio arqueológico de Tel Zaf, encontramos la primera evidencia del mundo para la domesticación de árboles frutales, junto con algunos de los primeros sellos-lo que sugiere el comienzo de los procedimientos administrativos. En conjunto, los hallazgos indican riqueza y los primeros pasos hacia la formación de una sociedad compleja de muchos niveles, en la cual la clase de los agricultores era complementada por las clases de oficinistas y comerciantes”.

shutterstock_196518893

¡Suscríbete al mejor boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel

Related: