Palestinian President Mahmoud Abbas heads a Palestinian cabinet meeting in Ramallah. (Issam Rimawi/Flash90) Palestinian President Mahmoud Abbas heads a Palestinian cabinet meeting in Ramallah. (Issam Rimawi/Flash90)
Palestinian cabinet meeting

Jerusalem está recelosa acerca de la resolución que la Autoridad Palestina ha elevado al Consejo de Seguridad de la ONU. Israel debe responder con fuerza, dice el ministro Steinitz. 

Líder de la AP Abbas da la bienvenida a Ramallah terroristas palestinos liberados de la prisión israelí en octubre de 2013. (Foto: Issam Rimawi / FLASH90)

El líder de la AP Abbas da la bienvenida a Ramallah a terroristas palestinos liberados de la prisión israelí en octubre de 2013. (Foto: Issam Rimawi / FLASH90)

Israel está siguiendo la candidatura palestina a la espera de la decisión de la ONU. Jerusalem está preocupada por las posibles  repercusiones si la resolución es aceptada en el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU).

La última amenaza de los palestinos es presentar una resolución que pida el fin de la «ocupación israelí» de Judea y Samaria a finales de 2017. Los palestinos finalmente la presentaron el lunes por la noche.

Israel considera que la resolución es una declaración diplomática de guerra, dijo el ministro de Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, a la vez que pidió medidas drásticas si los palestinos de hecho elevan la resolución. «No debemos dejar pasar en silencio», declaró Steinitz el pasado domingo. «En mi opinión, si tal resolución es aceptada por el Consejo de Seguridad, tendremos que considerar seriamente el desmantelamiento de la Autoridad Palestina».

Steinitz hizo hincapié en que Israel debe dejar de ser «el chico bueno» y pasar a ser agresivos con el líder de la AP, Mahmoud Abbas, quien encabeza este proceso diplomático en contra de Israel.

«Debemos dejar de tratar a Abu Mazen [Abbas] con guantes de seda», dijo. «Abu Mazen es tan peligroso para Israel como Hamas. Es cierto que no es un enemigo que fomenta los ataques con cohetes, pero con su asalto diplomático y su incitación contra el pueblo judío, él es igual de peligroso. Siempre he apoyado una línea dura en contra de él, y ahora, si sigue adelante con su movimiento en el Consejo de Seguridad, no debemos poner la otra mejilla, sino actuar con fuerza».

Abbas, por su parte, está amenazando con disolver el propio PA, desechando así la responsabilidad de la población palestina en Israel si su resolución es rechazada por la ONU.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, reiteró el domingo  que Israel resistirá al sesgo y a la presión anti-Israelí internacional. «Vamos a seguir insistiendo en nuestra verdad, y también vamos a seguir rechanzando enérgicamente los intentos de forzar términos en nosotros que pondrían en peligro nuestra seguridad y nuestro futuro. Esperamos unidad nacional sobre esta cuestión nacional», declaró el líder israelí.

Por: United with Israel