Palestinian President Mahmoud Abbas attends the 28th Ordinary Summit of the Arab League at the Dead Sea, Jordan March 29, 2017.(AP Photo/ Raad Adayleh) AP/ Raad Adayleh
Palestinian President Mahmoud Abbas (AP/ Raad Adayleh)

Mientras se acercan aún más al abismo, los palestinos están tratando de arrastrar a todo el mundo árabe con ellos.

Esperan, y son esencialmente exigentes, que los estados árabes le den la espalda a su aliado, Estados Unidos, y se unan a la Autoridad Palestina en su disputa con Washington, interrumpan todo contacto con la Administración Trump y ayuden a los palestinos a torpedear los esfuerzos para avanzar la paz israelí-palestina.

En el pasado, los palestinos simplemente tenían que asentir en cierta dirección para que el mundo árabe prestara atención a sus deseos y caprichos y siguiera obedientemente los dictados de la OLP y sus líderes. Los días de gloria del nacionalismo palestino, sin embargo, se han ido. Los países árabes ya no temen decir no a los palestinos. Tampoco quieren abandonar sus propios intereses en nombre de los palestinos; o más al grano, en nombre de su contrariedad, capricho e incapacidad para hacer los compromisos valientes y a menudo dolorosos pero necesarios para el bien de su propio futuro.

El mundo árabe, en general, ya no ve a Israel como el enemigo, sino más bien como un aliado estratégico en la lucha contra el extremismo y el terror propugnados por Irán y sus representantes. Para muchos países árabes, que ya no pueden descuidar o poner en peligro su futuro al servicio de la causa palestina, esta lucha es imperativa.

La decisión de Egipto, Jordania, Marruecos y los países del Golfo de asistir a la cumbre económica liderada por Estados Unidos en Bahréin, por lo tanto, es una bofetada contundente en el rostro de la Autoridad Palestina y expresa una falta total de fe en su camino y su liderazgo. En consecuencia, los líderes de la Autoridad Palestina se encuentran ahora sin tropas y sin apoyo. El público palestino está harto de la Autoridad Palestina y ya no confía en ella. Los países árabes están siguiendo su ejemplo.

Los palestinos, fieles a su tradición, están eligiendo el camino del rechazo mientras esquivan las decisiones difíciles, pero esta vez están solos y se están quedando atrás. Si no tienen cuidado, podrían perder más que su poder para vetar la normalización de los lazos árabe-israelíes, que esencialmente malgastaron hace mucho tiempo. Lo que realmente está en juego ahora es su capacidad para decidir su propio destino.

Estados Unidos e Israel ya han dejado claro que no esperarán a los palestinos, y los estados árabes están ahora señalando que no permitirán que los palestinos obstruyan el esfuerzo de los estadounidenses para introducir un acuerdo regional, e incluso israelí-palestino.

Fuente: Israel Hayom

Donate to Israel