Sede de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York (Shutterstock) (Shutterstock)

Related:

Los legisladores subrayan en la declaración que el sesgo de la ONU contra el estado judío no solo daña a Israel, sino también a la propia reputación de la ONU y su eficacia para abordar los problemas globales.

Por TPS

En una iniciativa sin precedentes, 312 legisladores de Europa, América del Norte e Israel instaron a los países de la Unión Europea (UE) y a las democracias de todo el mundo a ayudar a poner fin a la discriminación contra Israel en las Naciones Unidas.

Encabezado por el Comité Judío Americano (AJC) Transatlantic Friends of Israel (TFI), la declaración interparlamentaria se produce antes de la apertura de la 76 Sesión de la Asamblea General de la ONU.

El liderazgo del TFI envió el comunicado el lunes a los gobiernos de todos los estados miembros de la UE, Reino Unido, Noruega y Suiza, al liderazgo de la UE, así como al Secretario General de la ONU y a los jefes de las principales agencias de la ONU. Los signatarios son en su mayoría legisladores europeos e incluyen ministros de gobierno, líderes de partidos, vicepresidentes parlamentarios y presidentes de comités clave.

Los legisladores subrayan en la declaración que el sesgo de la ONU contra el estado judío no solo daña a Israel, sino también a la propia reputación de la ONU y su eficacia para abordar los problemas globales.

“En el contexto del creciente antisemitismo global, la condena implacable, desproporcionada y ritualista del único estado judío del mundo en la ONU es particularmente peligrosa y finalmente debe terminar. Israel merece atención y escrutinio, al igual que cualquier otra nación. Pero también merece un trato igual, nada más, nada menos”, dice el texto.

«Al violar sus propios propósitos y principios, que comprometen a la organización a ‘desarrollar relaciones amistosas entre las naciones’ y al ‘principio de la igualdad soberana de todos sus miembros’, la ONU está socavando su credibilidad y perdiendo el apoyo público», dice el comunicado.

La declaración concluye con tres demandas concretas. Primero, los miembros de la UE y otras democracias deberían rechazar el número excesivo de resoluciones antiisraelíes.

A continuación, los legisladores piden una reforma del Consejo de Derechos Humanos (CDH) y la cancelación de su punto 7 de la agenda permanente anti-Israel. 

Finalmente, exigen el cierre de los comités y programas discriminatorios dentro del sistema de la ONU que singularizan a Israel.

El eurodiputado austríaco Lukas Mandl (PPE), presidente del grupo TFI en el Parlamento Europeo (PE), declaró que “la ONU ha mostrado un sesgo contra Israel que a menudo es blanco de ataques con más frecuencia que todos los demás países juntos. Ha llegado el momento de poner fin a esta vergonzosa práctica. Los gobiernos democráticos tienen la responsabilidad de lograr este cambio tan necesario».

Daniel Schwammenthal, Director de oficina de la UE con sede en Bruselas del AJC, el Instituto Transatlántico AJC, y el secretario general TFI, dijo que “la declaración no pudo ser más oportuna, ya que la próxima semana la Asamblea General celebrará vergonzosamente el 20 aniversario de la Conferencia Mundial contra el Racismo celebrada en Durban en 2001”.

La eurodiputada griega Anna Michelle Asimakopoulou (PPE), vicepresidenta de TFI en el PE, dijo que “es hora de que los estados miembros de la UE y otras democracias sigan el ejemplo de Estados Unidos y voten en contra de estas resoluciones unilaterales de la ONU que atacan injustamente a Israel».

Donate to Israel