Una niña joven ciudadana de Siria fue operada del corazón en Israel a través de la organización humanitaria israelí Salvar el corazón de un niño, debido a que no se puede obtener dicho tratamiento en Siria o Jordania.

Una niña de cuatro años de edad, siria, hija de refugiados sirios en el Reino Hachemita de Jordania acaba de completar con éxito la cirugía de corazón en Israel. La organización israelí que financia y organiza los detalles de esta operación de corazón es llamada Save a Child´s Heart (Salvar el Corazón de un niño). La organización ha ayudado a más de 3,200 niños hasta ahora en 45 países, incluyendo más de 1.500 de la Autoridad Palestina. Salvar el Corazón de un niño trata de salvar vidas independientemente de su raza, sexo, condición económica o nacionalidad.

A su llegada en Israel, la niña siria fue examinada por el personal médico de la organización, quien determinó que tenía que ser operada inmediatamente. La niña fue a parar a la organización israelí por la Asociación Cristiana de América, una organización humanitaria estadounidense que trabaja en el Reino Hachemita de Jordania. El procedimiento se llevó a cabo en un hospital en la ciudad israelí de Holón, donde la niña se está recuperando actualmente en la unidad de cuidados intensivos del hospital.

De acuerdo con la madre de la niña, los médicos sirios descubrieron la condición de su corazón cuando tenía seis meses de edad. El corazón de la pequeña sólo tenía un ventrículo, en vez de dos, lo que la llevó a estar anormalmente cansada, muy débil, causándola problemas respiratorios. Esta condición era peligrosa para la vida. Cuando comenzó la guerra civil siria, su madre se dio cuenta de que sus hijas deseaban solamente salir de Siria hacia el extranjero. Por lo tanto, siguiendo los deseos de sus hijas, su familia se trasladó a Jordania.

«La llevamos a los mejores médicos y a los mejores hospitales en Jordania, pero nada se podía hacer por ella», dijo la madre. «No podía correr y jugar como los otros niños ya que la pequeña estaba muy enferma la mayor parte del tiempo”. Esto es lo que más les motivo a apelar la ayuda de la Asociación Cristiana, quien a su vez sugirió que fueran a Israel.

Evidentemente, la madre estaba nerviosa por venir a Israel, ya que se considera un país enemigo de Siria, pero ella dijo que lo más importante para ella era salvar la vida de sus hijas. «Al principio me temía la respuesta del régimen sirio cuando llegamos aquí», dijo la madre. «Naturalmente, yo también tenía miedo de venir a Israel. Pero en el momento en que llegué me sentí muy a gusto. Los médicos nos trataron muy a bien a mi hija y a mí”. Los médicos presentaron a la madre y la hija a otras personas que hablaban árabe en el hospital, muchos de los cuales eran palestinos. La condición de esta niña siria era muy grave al entrar en Israel. «Sin la cirugía podría haber muerto a los pocos meses, quizás incluso semanas», dijo el cirujano, doctor Lior Sasson. «Es estimulante el hecho de realizar la cirugía a un niño de un país hostil. Hemos mostrado y seguiremos mostrando que a los sirios y al resto del mundo que buscamos la paz».

Por Rachel Avraham

Para más información sobre Save A Child’s Heart visite: http://www.saveachildsheartus.org