La parlamentaria  italiana de origen  judío, Fiamma Nirenstein, decidió no presentarse a la reelección en Italia ya que pronto hará Aliyah, volviendo así a su  carrera anterior como periodista.  Según Nirenstein, «Israel es hoy el mejor país capaz de ofrecer cultura, sociabilidad, democracia, y moral. Un país, según ella, “donde la gente ha adoptado un estilo de vida simple y natural, luchando cada día por su supervivencia”.

Ella planea presentar su solicitud de Aliá pronto, y con ello quiere reiterar que «Israel es la patria del pueblo judío». Nirenstein es la hija de un judío polaco que perdió la mitad de su familia en el Holocausto y que llegó a Italia en 1945 como parte de la Brigada Judía para luchar contra el nazismo.  En Italia, se enamoró de un chico también de origen judío, casándose poco tiempo más tarde. Fiamma, cuyo significado en italiano es “llama”, es la hija de dos valientes combatientes judíos en la resistencia contra los nazis.

Fiamma Nirenstein ha tenido una distinguida carrera en Italia. Actualmente es la Vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores en la Cámara de Diputados de Italia, preside el Investigación Parlamentaria sobre el Antisemitismo y es la presidenta del Consejo Internacional de Parlamentarios Judíos.  En 2008, Nirenstein fue elegida para el Parlamento italiano como miembro del ala derecha del Partido Liberal encabezado por el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

En el parlamento, ha sido una abierta defensora pro-Israel, muy crítica con las actitudes anti-semitas. Nirenstein evidentemente desempeñó un papel clave en el fortalecimiento de las relaciones entre Israel y la UE en los ámbitos económico y de seguridad.  Trabajó para presionar a la UE para condenar a las Guardias Revolucionarias de Irán y Hezbollah, y habló en un mitin pro-Israelí en Roma durante Pilar Operación de Defensa.  Nirenstein también llegó a Israel como parte de una delegación de solidaridad durante la pasada Operación Pilar de Defensa.  En consecuencia, fue galardonada por la Knesset israelí por su compromiso y dedicación en la lucha contra el antisemitismo.

Antes de su distinguida carrera en el parlamento, Nirenstein trabajó como periodista  y planea regresar a la carrera una vez aterrice en Israel. Nirenstein fue galardonada con 16 premios periodísticos y literarios. Como especialista en Medio Oriente, tuvo la oportunidad de ser corresponsal en Israel por Il Giornale de Italia, donde hasta la fecha sigue escribiendo artículos.  Nirenstein también hizo un documental para la televisión italiana sobre la retirada de Gaza.

Nirenstein ha dicho públicamente que va a renunciar a esta ilustre carrera en el Parlamento italiano por amor a Israel y al periodismo. Tras tomar la decisión confesó sentirse confusa por las acciones tomadas por el Gobierno italiano. Nirenstein se mostró «profundamente decepcionada» del apoyo de Italia a los palestinos en las Naciones Unidas. Este apoyo italiano para los palestinos es parte de una amplia tendencia antisemita en Italia y en Europa en general. Las encuestas revelan que el 44 por ciento de los italianos no siente ninguna simpatía hacia el pueblo judío, y que el 22 por ciento de los italianos entre las edades de 18 y 34 años mantienen creencias antisemitas, a pesar de no tener mucho contacto con los judíos.  A menudo, el anti-semitismo en Europa se expresa como un odio hacia el Estado de Israel.  Al hacer Aliya, Nirenstein estará cumpliendo el sueño de sus antepasados, que no es otro que el de ayudar a la construcción de Israel, la patria judía.

Por Rachel Avraham