Hadassah Medical Center uses state-of-the-art technology. (Photo: Hadassah) Hadassah Medical Center uses state-of-the-art technology. (Photo: Hadassah)

Itongadol.- Avi, de 57 años, estaba en un viaje de un día en el Mar Muerto cuando de repente se volvió hacia su esposa, y no pudo hablar. Su cara se crispó y se derrumbó.

Rápidamente, los médicos de alerta del equipo de ambulancias Magen David Adom (MDA) pidieron un helicóptero, y Avi fue trasladado de urgencia al hospital Hadassah Ein Kerem. La MDA también se contactó con la Unidad de Neurocirugía Endovascular de Hadassah, dirigida por el profesor José Cohen.

En el momento en que el helicóptero aterrizó, se activó el protocolo de ataque de Hadassah. El profesor Cohen, junto con el doctor Zvika Skagio, realizó un cateterismo cerebral.

“En este paciente, nos encontramos frente a graves bloqueos tanto en la arteria cerebral izquierda como en la carótida izquierda”, indicaron los médicos. “Por lo menos –explican- estos bloqueos podrían llevar a una discapacidad grave y un daño grave a su calidad de vida. También podría morir. Felizmente, nuestro paciente se recuperó rápidamente y al día siguiente, él caminaba y hablaba con claridad. Después de unos días de hospitalización, pudo ser enviado a casa en buenas condiciones“.

El profesor Ronen Leker, director del Servicio de Accidentes Cerebrovasculares de Hadassah y del Laboratorio de Investigación de Enfermedades Cerebrovasculares, recibió al paciente después de su cateterización.

“Si los equipos no hubieran trabajado rápidamente, a menos de una hora desde el accidente cerebrovascular hasta la sala de angiografía, era probable que el paciente muriera. La rápida recuperación del paciente de una situación que amenaza su vida se debe, en gran parte, al alto nivel de habilidad del profesor Cohen y su personal. La velocidad les permitió brindar un tratamiento óptimo”, explicó Leker.

Avi relató: “Recuerdo que intenté hablar con mi esposa en una tienda de recuerdos. Primero, vino el equipo de rescate voluntario de Zaka y luego Magen David Adom. Luego me desperté en Hadassah después de que mi vida fuera salvada”.

La esposa de Avi, Inge, dijo: “Estoy realmente sorprendida de que él ya esté en casa y está bien, porque sé lo que habría pasado si no hubiera recibido una atención tan excelente. Fue traumático, pero nos estamos recuperando lentamente y queremos agradecer a todos los que salvaron su vida. Fue un milagro”.

Fuente: Iton Gadol

Donate to Israel