Un hombre mira los restos de una tienda judía en Berlín el 10 de noviembre de 1938, después de la Kristallnacht. (AP) (AP)

Related:

Un lugar que es necesario reivindicar como parte de la memoria en este proceso de elevar la voz por los que ya no están y de otros que, poco a poco, nos van dejando por razones naturales.

Por: Ricardo Angoso – Publicado en Aurora

El nombre de Majdanek está ligado a la muerte y al terror, aunque quizá solamente los que pasaron por aquí y salieron con vida conocen realmente la dimensión brutal que encierra por sí misma esta palabra. Este gran recinto carcelario fue abierto por los nazis cuando Alemania había conquistado ya media Europa, arrasando el continente a sangre y fuego, y constituía uno de los seis abiertos en Polonia para, principalmente, exterminar a los judíos.

El lugar, situado a las afueras de la ciudad polaca de Lublin, abrió sus puertas como campo de trabajos forzados, principalmente para judíos de la región, y también como campo de exterminio, que era el objetivo final de los nazis más allá de que los judíos constituyeran mano de obra esclava para la industria militar, algo absolutamente secundario en el proyecto final de aniquilación de todos los hebreos de Europa. Hoy este lugar es un museo-memorial en recuerdo de las víctimas del Holocausto.

En su interior, podrás visitar varias exposiciones relacionadas con esta época siniestra y brutal en la que se puso en marcha la Solución Final, es decir, el exterminio de la mayor parte de los judíos que vivían en los territorios de Europa ocupados por Alemania. Solamente en Polonia fueron asesinados tres millones de judíos, el 20% de la población del país entonces.

Los orígenes del campo

El recinto del campo de concentración abrió sus puertas en 1941 y funcionó, como campo de trabajos forzados y de exterminio, hasta julio de 1944, en que fue liberado por las tropas soviéticas. Por el campo pasaron miles de judíos de varios países vecinos e incluso algunos miles de Alemania, Austria, Francia, Holanda y Grecia, que también fueron asesinados siguiendo el macabro guión «diseñado» por los nazis. Al menos 17.500 vinieron de otros países europeos: 8.500 de Eslovaquia; 3.000 de Bohemia y Moravia; 3.000 de Alemania y Austria; 2.000 de Francia, Holanda y Grecia; y 1.000 judíos de otros países transferidos a Majdanek después del 3 de noviembre de 1943, según datos provenientes de la Enciclopedia del Holocausto del United States Holocaust Memorial Museum.

Así cuenta esta misma fuente los orígenes del campo, en una nota que reproducimos literalmente: «Mientras existió, el campo de Majdanek estuvo siempre en obra. Su construcción comenzó en octubre de 1941 con la llegada de 2.000 prisioneros de guerra soviéticos. La mayoría de los prisioneros que estaban en Majdanek eran demasiado débiles para trabajar; en febrero de 1942 prácticamente todos estaban muertos. Las SS también reclutaron a judíos procedentes del campo de la calle Lipowa, ubicado en el centro de Lublin, para que realizaran trabajos forzados y ayudaran a construir este campo. Los días 11 y 12 de diciembre de 1941, las SS arrestaron a más de 300 judíos en las calles de Lublin y seleccionó a 150 de ellos para que fueran los primeros prisioneros judíos encarcelados en Majdanek. Durante enero y febrero de 1942, las SS y la policía seleccionaron judíos polacos del gueto de Lublin y los llevaron a Majdanek para que realizaran trabajos forzados. En esos mismos meses, también llegaron los primeros prisioneros polacos no judíos».

Una buena parte de los asesinados en este gran recinto, que conviene recorrer con tiempo, fueron asesinados en una gran operación en 1943, tal como hemos podido leer en las páginas de Yad Vashem de Israel, que cito literalmente: «El 3 de noviembre de 1943, en la Operación Erntefest (Festival de la Cosecha), unidades especiales de las SS y de la policía enviadas a Lublin específicamente para ese fin, fusilaron a 18.000 judíos en las afueras del campo. Al menos 8.000 de las víctimas eran prisioneros de Majdanek; los otros 10.000 eran personas que realizaban trabajos forzados en otros campos o prisiones de la ciudad de Lublin. Durante la operación, se puso música en altavoces por todo el campo para ahogar el ruido del asesinato masivo. Como parte de la operación «Erntefest», la masacre del 3 de noviembre de 1943 en Majdanek fue parte de la matanza más grande ejecutada por Alemania durante el Holocausto».

Los verdugos voluntarios de Hitler

Sobre el balance final del exterminio en Majdanek, el Museo Yad Vashem nos da los macabros detalles de la «obra» exterminadora nazi: «En total, pasaron por Majdanek cerca de 500.000 personas de 54 nacionalidades diferentes, procedentes de 28 países- De éstos, aproximadamente 360.000 murieron en el campo. El 60% pereció como resultado de las horrendas condiciones existentes, por enfermedades, hambre, inclemencias climáticas, exceso de trabajo y agotamiento, o golpeados hasta morir por los guardianes. El otro 40% fue asesinado en las cámaras de gas o ejecutado con métodos alternativos, como los fusilamientos masivos llevados a cabo en el mismo campo o en sus alrededores. En 1941 y 1942 los nazis fusilaron a los prisioneros de guerra soviéticos que estaban enfermos y en abril de 1942 a 2.800 judíos. Esa primavera también fueron fusilados miles de otros prisioneros; 300 oficiales del ejército soviético fueron eliminados en el verano de 1943».

Cuando uno pasea por este lugar, ahora rodeado por un idílico y bucólico paisaje de la Polonia rural, piensa inevitablemente que en este campo sufrieron miles de hombres y mujeres unas calamidades terribles, soportando hambre, frío, torturas infernales, castigos inhumanos y enfermedades, y otros miles encontraron la muerte a manos de sus verdugos. ¿Acaso los vecinos polacos de los judíos no vieron, ni oyeron, ni escucharon nada? Es difícil imaginarlo y me cuesta creerlo. Los verdugos voluntarios de Hitler, en todos los países ocupados por los nazis, jugaron un papel fundamental en el Holocausto

El campo de Majdanek es considerado uno de los grandes recintos carcelarios abiertos por los nazis con mayor número de víctimas, según fuentes alemanas, siempre tan precisas y quisquillosas a la hora de detallar el exterminio perpetrado. En julio de 1944, cuando ya se barruntaba la derrota alemana, el complejo de Majdanek fue limpiado y parcialmente destruido para ocultar las pruebas de los crímenes perpetrados por los nazis. El 23 de ese mismo mes, los soviéticos liberaron Majdanek, siendo el primer campo de concentración nazi liberado por el Ejército Rojo. En el campo ya solamente quedaban 500 presos enfermos. Semanas después, y para mostrar al mundo el horror causado por los nazis, las autoridades soviéticas mostraron a la prensa y al mundo las instalaciones de Majdanek y los restos de algunas de las miles de víctimas asesinadas.

Termino esta nota sobre el campo de concentración de Majdanek con este texto extraído del centro del documentación del museo Yad Vashem, que ilustra muy acertadamente lo que constituye este lugar hoy: «Actualmente, Majdanek es uno de los modelos mejor conservados de los campo nazis. Diversas secciones importantes permanecen en pie, constituyendo un museo en memoria de quienes perecieron allí. Las cámaras de gas originales y el crematorio constituyen hoy un silencioso tributo a las 360.000 víctimas de Majdanek. Junto al edificio de las cámaras de gas, una estructura en forma de cúpula alberga una enorme pila de cenizas encontradas en el crematorio».

shutterstock_196518893

¡Suscríbete al mejor boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel

Related: