President Donald Trump (AP/Manuel Balce Ceneta)

Por Ariel Kahana (Publicado en Israel Hayom)

El anuncio del presidente de los EE. UU. Trump que planea retirar a las tropas estadounidenses de Siria llega en un mal momento para Israel • Al retirar las tropas de los EE. UU., Trump ha enviado a Jerusalén el mensaje que necesitará para enfrentar las amenazas en la región por sí solo.

Hay una cosa buena acerca de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar las fuerzas estadounidenses de Siria: la medida deja en claro a todos aquellos que promueven las teorías de conspiración antisemitas que Israel y el Primer Ministro Benjamin Netanyahu en particular no dirigen la Casa Blanca.

, esta es la administración estadounidense más pro israelí en la historia. , Trump ha dado pasos sin precedentes para el beneficio de Israel. Trump ama a Israel, pero siempre pondrá a América primero, como dijo que lo haría. Como cualquier hombre de negocios, Trump está interesado en obtener ganancias y poder declarar la victoria antes que sea demasiado tarde a pesar del riesgo. Hay una preocupación real que Siria dejó a los ayatolás en Irán, al dictador en Moscú y al asesino en Damasco. En su decisión, el gobierno de Trump le envió a Israel el mensaje que tendrá que lidiar con los peores jugadores de la región por sí solo. Si bien este mensaje es inquietante, de hecho es como Israel se ha conducido hasta ahora. La cantidad de fuerzas estadounidenses estacionadas en Siria era bastante pequeña para comenzar, e Israel ha estado operando dentro de su vecino del norte ‘

El momento de la mudanza estadounidense no es particularmente ideal desde el punto de vista de Israel. Netanyahu y el sistema diplomático se han centrado en los últimos días en los esfuerzos para lograr la condena internacional de Hezbollah y sus túneles de terror transfronterizos. Y precisamente cuando estos esfuerzos están en su apogeo, el presidente da un paso que podría jugar en manos de los patrocinadores de Hezbolá, el eje iraní-sirio, y en un movimiento decepcionante, Washington ha anunciado este paso sin exigir nada a cambio.

De una forma u otra, este movimiento de los estadounidenses nos enseña que incluso si el hombre de la Oficina Oval es el más pro israelí en la historia, su principio rector siempre será actuar en lo que él cree que es el mejor interés de Estados Unidos, incluso si lo hace, así signifique dañar la imagen de Estados Unidos en el corto plazo. La conclusión de Israel de todo esto debe ser que cuando se trata de asuntos exteriores y de seguridad, nadie hará nuestro trabajo por nosotros, ni siquiera Trump.

Al anunciar el retiro de las tropas estadounidenses, Trump ha demostrado una vez más que es un presidente independiente que no ha sido tomado como rehén por el establishment. Desde la perspectiva de Trump, una vez más ha demostrado que tiene el coraje de llevar a los soldados a casa. Trump también cree  incluso que si la medida es reprendida por varios expertos en el campo, el ciudadano estadounidense promedio está con él. El anuncio de la retirada, entonces, puede verse como el regalo de Navidad de Trump a los soldados que tanto admira, pero también a sus votantes.

http://www.israelhayom.com/2018/12/20/no-one-will-do-our-work-for-us/ – Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Fuente: Hatzad Hashení