New immigrants from North America on Nefesh' b'Nefesh flight, Aug. 17, 2016. (Tomer Neuberg/Flash90/File) (Tomer Neuberg/Flash90)

Related:

Por: 

¡El odio continúa. El antisemitismo ha vuelto con toda su fuerza. Pero los judíos ahora tienen una patria. ¡La Tierra de Israel te está llamando para que vuelvas a casa!

Mis padres nacieron en Canadá. Mi padre sirvió en el ejército canadiense durante la Segunda Guerra Mundial y fue enviado a Europa, donde estuvo estacionado durante 3 años.

Excepto por hablarnos de algunos primos que conoció en París, nunca quiso hablar sobre su experiencia de guerra.

Los horrores de la guerra no fueron expresados ​​en nuestro hogar. Solo antes de un programa de Yom HaShoah, cuando nuestro rabino habló sobre el Holocausto, aprendí fragmentos y ciertas piezas. A decir verdad, excepto por el hecho de que seis millones de judíos fueron asesinados, yo era muy ignorante.

Sabía de mis padres que Bubby (la abuela) fue asesinada en un pogrom antes de la Primera Guerra Mundial. Y la única razón por la que supe esto fue porque teníamos una copa de kidush que les pertenecía. Mi Bubby escondió su taza de kidush y su lachter entre sus ropas cuando ella y algunos de sus 14 hermanos pudieron escapar de Minsk.

Hoy, esta copa Kidush de más de 100 años se sienta orgullosa en mi mesa del Seder, esperando al profeta Eliahu.

La primera vez que escuché la palabra Kristallnach fue cuando era líder de grupo para el grupo de jóvenes NCSY en Chomedey [suburbio de Montreal].

Al preguntarle a mis padres sobre Kristallnacht, la respuesta que obtuve fue «se acabó y nunca volverá a suceder».

El 9 y 10 de noviembre fue el 80 aniversario de los pogroms de la Kristallnacht [también conocida como la Noche de los cristales rotos] de 1938.

Durante la noche, los amigos y vecinos no judíos se deleitaron con sus vecinos y amigos judíos. Esa noche en Alemania, miles y miles de judíos fueron sometidos al terror y violencia de los nazis. Más de 1,000 sinagogas judías y más de 7,500 negocios judíos fueron destruidos, y aproximadamente 30,000 judíos fueron arrestados y llevados a campos de concentración.

Destruyeron todo lo judío. Se rompieron las ventanas de las tiendas, se incendiaron las sinagogas, se quemaron los libros sagrados y varios Sefer Torá.

¿Qué ha aprendido el mundo en 80 años?

¿Qué ha aprendido el mundo en 80 años? ¡Nada! El antisemitismo está vivo y floreciendo en todo el mundo. Los antisemitas están saliendo de los armarios, lanzando sus palabras de odio.

¿Y cuál es la respuesta del mundo? Las leyes antisemitas son débiles en el mejor de los casos y no muy a menudo se aplican.

Polonia está borrando su historia. Dicen que también fueron víctimas … Tonterías … Las manos de los polacos en su día gotearon en la sangre judía.

Hoy en día, BDS es el moderno movimiento antisemita. Cuando alguien dice: «Me gustan los judíos, pero estoy en contra de Israel». Este es un comentario antisemita. Antisemita y anti israelí son lo mismo.

Hace muchos años, cuando aún vivíamos en Hamilton, Ontario, tuvimos nuestras propias experiencias antisemitas personales. Una mañana, mi hijo pequeño y yo nos estábamos preparando para ir a la escuela. Abrió la puerta principal y entró en un charco de huevos podridos. Él gritó: ‘¡Mami!’

En las paredes y en puerta de entrada, nos encontramos con pintadas donde aparecían esvásticas y la palabra judío.

Tomamos fotos, llamamos a la policía y a nuestros gerentes de construcción. No sabían qué decir. La policía envió a su equipo de relaciones raciales para hablar con nosotros. El gerente dijo, ve a trabajar y lo limpiaré. Cuando llegamos a casa no había rastro de nada. Las paredes habían sido limpiadas y pintadas.

Pocos días después volvieron las esvásticas. Pero esta vez tuvimos una amenaza de muerte. En nuestra puerta principal, garabateado en un marcador negro, «¡Muere judío!»

Esto fue un par de días antes de Yom Kippur. El administrador del edificio instaló cámaras junto a nuestra puerta. Le explicamos a la policía sobre Yom Kippur y dijeron que agregarían patrullas adicionales alrededor del edificio.

Teníamos nuestra sospecha sobre quién era el responsable, pero ninguna prueba. Hasta el día de hoy, no creo que nadie haya sido acusado.

Gracias a Dios, los judíos ahora tienen una patria. La Tierra de Israel te está llamando a volver a casa. Tenemos espacio para todos.

Artículo publicado en la sección de blogs de United with Israel. 

United with Israel no se hace responsable de las opiniones vertidas en el blog.

Donate to Israel