It is forbidden to criticize PA head Mahmoud Abbas (pictured). (AP/Richard Drew) (AP/Richard Drew)

La nacionalidad palestina es una entidad definida por su oposición al sionismo, no por sus aspiraciones nacionales Lo que une a los palestinos ha sido su oposición al nacionalismo judío y el deseo de erradicarlo, no las aspiraciones de su propio estado.

Por Eli. E Hertz

Los sentimientos patrióticos locales se generan solo cuando una entidad no islámica se hacía cargo de una región, como hizo Israel después de la Guerra de los Seis Días de 1967. Pero se disipa bajo el gobierno árabe, no importa cuán distante o despótico sea este.

La identidad palestina no existió hasta que una fuerza opuesta la creó, principalmente el antisionismo. La oposición a un nacionalismo no musulmán sobre lo que los árabes locales, y todo el mundo árabe, consideran su propio territorio, fue la única expresión de la “ciudadanía palestina”.

El Gran Mufti Hajj Amin al-Husseini, un líder religioso carismático y anti-sionista radical fue la fuerza motriz detrás de la oposición a la inmigración judía en los años veinte y treinta. El enfoque doble de la “Diplomacia del rechazo” (del sionismo) y la violencia que incitaron los muftis se produjo al mismo tiempo que el Líbano, Siria, Transjordania e Irak se convirtieron en países en la reorganización post-otomana de los territorios establecidos por los británicos y Francés bajo el sistema de mandato de la Liga de la Nación.

La pequeña clase educada entre los árabes de Palestina era más consciente políticamente que el resto de la sociedad árabe, con los indicios de una identidad nacional separada. Sin embargo, durante décadas, el principal marco de referencia para la mayoría de los árabes locales fue el clan o tribu, la religión y la secta, y el pueblo de origen. Si los árabes en Palestina se definían políticamente, era como “sirios del sur”.

Los países que los británicos y franceses crearon en 1918-1922 se basaron en gran medida en los meridianos del mapa, como es evidente en las fronteras que delinean los estados árabes de hoy. Debido a que estos estados carecen de lógica étnica o de sentido de comunidad, su oposición a las aspiraciones nacionales de los judíos se ha convertido en el combustible que enciende al nacionalismo árabe como el “pegamento” de la identidad nacional.

Bajo el Mandato Británico, los árabes locales también se negaron a establecer una “Agencia Árabe” para desarrollar el sector árabe, paralelamente a la Agencia Judía que dirigía el desarrollo del sector judío.

¿Por qué no se estableció un gobierno árabe representativo en Palestina, ya sea en 1948 o durante los próximos 19 años de gobierno árabe? Debido a que otros árabes cooptaron a la causa palestina como un punto de reunión que avanzaría el concepto de que el territorio estaba en juego. “La invasión árabe de Palestina no fue un medio para lograr una Palestina independiente, sino más bien el resultado de la falta de consenso por parte de los estados árabes con respecto a tal independencia”, resumió un historiador. Los adherentes a una identidad palestina separada eran una minoría muda en Cisjordania y Gaza durante los 19 años de gobierno jordano y egipcio, hasta que Israel tomó el control de los jordanos y los egipcios en 1967. De repente, apareció una ciudadanía palestina separada y afirmó que merecía su nacionalidad. – y otros 21 estados árabes lo aceptaron.

El palestinismo en sí mismo carece de sustancia propia. La sociedad árabe en Cisjordania y Gaza sufre de profundas divisiones sociales creadas por una gran cantidad de rivalidades basadas en divergencias geográficas, históricas, sociológicas y de lealtades familiares. Lo que une a los palestinos es un odio cuidadosamente cuidado hacia Israel y el rechazo de la nación judía.

Palestina es un área geográfica, no una nacionalidad

Los árabes inventaron una entidad nacional especial en la década de 1960 llamada los palestinos, específicamente para obtener ganancias políticas. Califican a los israelíes como invasores y afirman que el área geográfica llamada Palestina pertenece exclusivamente a los árabes.

La palabra Palestina ni siquiera es árabe. Es una palabra acuñada por los romanos alrededor del año 135 aC del nombre de un mar Egeo que se asentó en la costa de Canaán en la antigüedad: los filisteos. El nombre fue elegido para reemplazar a Judea, como una señal de que la soberanía judía había sido erradicada después de las revueltas judías contra Roma.

A lo largo del tiempo, el nombre latino de Filistea fue más bastardizado en Palistina o Palestina. Durante los siguientes 2,000 años, Palestina nunca fue un estado independiente perteneciente a ningún pueblo, ni un pueblo palestino, distinto de otros árabes, apareció durante 1,300 años de hegemonía musulmana en Palestina bajo el gobierno árabe y otomano.

Palestina era y es únicamente un nombre geográfico. Por lo tanto, no es sorprendente que en los tiempos modernos el nombre “Palestina” o “Palestina” se aplicara como un adjetivo a todos los habitantes de la zona entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, tanto los judíos palestinos como los árabes palestinos. De hecho, hasta la década de 1960, la mayoría de los árabes en Palestina preferían identificarse simplemente como parte de la gran nación o ciudadanos árabes del “sur de Siria”. Innumerables documentos oficiales de la época del mandato británico hablan de “los judíos” y “los árabes” de Palestina – no ‘judíos y palestinos’.

Irónicamente, antes que los judíos locales comenzaran a llamarse israelíes en 1948 (el nombre ‘Israel’ fue elegido para el estado judío recientemente establecido), el término ‘Palestina’ se aplicó casi exclusivamente a los judíos y las instituciones fundadas por nuevos inmigrantes judíos en la primera mitad. Del siglo XX, antes de la independencia. Algunos ejemplos incluyen:

  • El Jerusalem Post, fundado en 1932, fue llamado el Palestine Post hasta 1948.
  • El Banco Leumi L’Israel fue llamado el “Banco Anglo-Palestino, una compañía judía”.
  • La Agencia Judía, un brazo del movimiento sionista comprometido en un asentamiento judío desde 1929, se llamó la Agencia Judía para Palestina.
  • El órgano de la casa del sionismo estadounidense en la década de 1930 se llamaba Nueva Palestina.
  • La Orquesta Filarmónica de Israel de hoy, fundada en 1936 por refugiados judíos alemanes que huyeron de la Alemania nazi, fue llamada la “Orquesta Sinfónica de Palestina, compuesta por unos 70 judíos palestinos”.
  • La Campaña Judía Unida (UJA) se estableció en 1939 como una fusión de la Campaña Palestina Unida y el brazo de recaudación de fondos del Comité de Distribución Conjunta.

Alentados por su éxito en el revisionismo histórico y el lavado de cerebro del mundo con la “Gran Mentira” de un pueblo palestino, los árabes palestinos han comenzado recientemente a afirmar que son los descendientes de los filisteos e incluso los cananeos de la Edad de Piedra. Basados ​​en ese mito, pueden afirmar que han sido “victimizados” dos veces por los judíos: En la conquista de Canaán por parte de los israelitas y por los israelíes en los tiempos modernos, una fabricación total. Los arqueólogos explican que los filisteos eran un pueblo mediterráneo que se asentó a lo largo de la costa de Canaán en 1100 a.c. No tienen conexión con la nación árabe, un pueblo del desierto que emergió de la Península Arábiga.

Como si ese mito no fuera suficiente, Arafat afirmó que “los árabes palestinos son descendientes de los jebuseos” desplazados cuando el rey David conquistó Jerusalén. Arafat también argumentó que “Abraham era un iraquí”. Una víspera de Navidad, Arafat declaró que “Jesús era un palestino”, una afirmación absurda que hace eco de las palabras de Hanan Ashrawi, una árabe cristiana, que en una entrevista durante la Conferencia de Madrid de 1991 dijo: “Jesucristo nació en mi país, en mi tierra”, afirmando que ella era “la descendiente de los primeros cristianos”, discípulos que difundieron el evangelio alrededor de Belén unos 600 años antes de la conquista árabe. Si su afirmación fuera cierta, equivaldría a confesar que ella es, de hecho, judía.

Abundan las contradicciones, los líderes palestinos afirman ser descendientes de los cananeos, los filisteos, los jebuseos y los primeros cristianos. También cooptan a Jesús e ignoran su condición de judío, al mismo tiempo que afirman que los judíos nunca fueron un pueblo y nunca construyeron los templos sagrados en Jerusalén.

Nunca ha habido un Estado árabe soberano en Palestina

La artificialidad de una identidad palestina se refleja en las actitudes y acciones de las naciones árabes vecinas que nunca establecieron un estado palestino. También se expresa en las declaraciones y lealtades de los llamados palestinos.

Sólo dos veces en la historia de Jerusalén ha servido como capital nacional. La primera vez fue como la capital de las dos comunidades de judíos durante los períodos del Primer y Segundo Templo, como se describe en la Biblia, reforzada por evidencia arqueológica y numerosos documentos antiguos.

La segunda vez es en los tiempos modernos como la capital del Estado de Israel. Nunca ha servido como capital árabe por la sencilla razón de que nunca ha habido un estado árabe palestino.

La retórica de los líderes árabes en nombre de los palestinos suena vacía, ya que los árabes en las tierras vecinas, que controlan el 99.9 por ciento de las tierras del Medio Oriente, nunca han reconocido a una entidad palestina. Siempre han considerado a Palestina y sus habitantes parte de la gran “nación árabe”, histórica y políticamente, como parte integral de la Gran Siria, Suriyya al-Kubra, una designación que cubría ambos lados del río Jordán. En la década de 1950, Jordania simplemente se anexionó Cisjordania, ya que su población era vista como hermanos de los jordanos.

Los árabes nunca establecieron un estado palestino cuando la ONU ofreció un plan de partición en 1947 para establecer “un estado árabe y un estado judío” (no se debe tener en cuenta un estado palestino). Los árabes tampoco reconocieron ni establecieron un estado palestino durante las dos décadas previas a la Guerra de los Seis Días, cuando Cisjordania estaba bajo control jordano y la Franja de Gaza estaba bajo control egipcio; ni los palestinos clamaron por la autonomía o independencia durante esos años bajo el gobierno jordano y egipcio.

Mucho antes de la decisión de 1967 de crear un nuevo pueblo árabe llamado “palestinos”, cuando la palabra “palestino” se asociaba con los esfuerzos judíos, Auni Bey Abdul-Hadi, un líder árabe local, declaró en 1937 ante un cuerpo de investigación británico, el Peel Comisión: diciendo: “¡No existe tal país [como Palestina] Palestina es un término que los sionistas inventaron! No hay Palestina en la Biblia. Nuestro país fue durante siglos, parte de Siria”.

En una comparecencia de 1946 ante el Comité de investigación angloamericano, que también actuó como un cuerpo de investigación, el historiador árabe Philip Hitti declaró: “No existe tal cosa como Palestina en la historia [árabe], absolutamente no”. Según el periodista de investigación Joan Peters, quien pasó siete años investigando los orígenes del conflicto árabe-judío sobre Palestina (desde Time Immemorial, 2001) la única identidad Eso nunca fue considerado por los habitantes locales antes de la guerra de 1967 como “árabe palestino”.

Jordania – un estado con una mayoría árabe palestina

Ya existe un estado palestino y un pueblo palestino en todo menos en el nombre: más del 70 por ciento de todos los jordanos son árabes palestinos. A los británicos se les asignó un Mandato sobre Palestina en 1920 para cumplir con la Declaración de Balfour de 1917 que pedía el “establecimiento de una patria judía en Palestina”, un área geográfica que incluía Palestina occidental (hoy Israel y Cisjordania) y Palestina oriental ( el jordan de hoy). En 1923, la Palestina oriental, que representa el 77 por ciento del territorio del Mandato, fue eliminada para aplacar a los árabes, quienes se oponían a la idea de que los judíos regresaran a su antigua patria judía. Ese 76 por ciento se convirtió en un mandato separado, y en 1946 el este de Palestina se convirtió en el Reino Hachemita de Transjordania (que más tarde pasó a llamarse “Jordania” después de que los jordanos ocuparon Cisjordania), un país que hoy en día está en todo menos en un nombre, un estado palestino excavado Mandato Palestina. Un 70 por ciento de todos los jordanos son árabes palestinos, y los palestinos ocupan puestos clave en el gobierno y la economía de Jordania.

Los árabes no están satisfechos con una entidad política palestina, donde son la mayoría incontestada y tienen la maquinaria política y el territorio para la autodeterminación: Jordania. En cambio, quieren un estado adicional porque veintiún estados árabes no son suficientes (y un estado judío es demasiado).

Fuente: Hatzad Hashení

Donate to Israel