Nos encontramos celebrando la fiesta de la libertad, la fiesta en la que conmemoramos nuestra salida de Egipto hace ya unos cuantos miles de años. “Libertad” y “Egipto” son dos términos que nos pueden sonar algo desfasados si del tema que vamos a tratar es religión. El primero porque es conocido que la religión es la “antítesis” de la libertad. El religioso no es libre. Eso dicen. Y lo segundo porque ocurrió hace ya mucho tiempo. Egipto es ahora motivo de análisis, no precisamente por los faraones, sino por la irrupción de los Hermanos Musulmanes y del ejército egipcio en la primera línea de la esfera política.

Pero volvamos a Pésaj: En la Pascua Judía celebramos que salimos de Mitzrayim (Egipto). En hebreo Mitzrayim deriva del término “metzar” que significa estrecho. Salimos de la esclavitud a la libertad, de lo estrecho a lo ancho.  En Egipto fuimos estrechos. La vida era relativamente fácil por lo monótono de los días. Siempre esperando a una nueva norma,  a una nueva ley que nos dijera cómo teníamos que vivir, cómo teníamos que vestir. Nadie nos preguntábamos cuándo acabaría la esclavitud. Simplemente esperábamos el trascurso del tiempo.

La Hagadá que leemos todos los años alrededor de la mesa dice: «Cada persona está obligada a verse a sí misma como si él en realidad hubiera salido de Egipto». De ahí el uso de la primera persona del plural desde el comienzo del texto. Uno de los propósitos más importantes de todo judío es salir todos los días de Egipto, que no significa otra cosa, sino el hecho de salir de la esclavitud que nos imponen las cadenas de ropa, electrodomésticos, telefonía o de televisión. Nadie niega la gran ayuda de estos en el progreso social, cultural y económico. Pero el abuso de los mismos hace perder el propósito inicial y nos hace ser esclavos de los mismos.

Nuestra religión nos habla de la libertad que nos conecta siempre con los efectos de esa misma libertad. Es decir, libertad sin propósito conduce a la esclavitud.

La libertad como la conciben muchos es que nos dejen hacer “lo que queramos”. El único límite establecido es el de no perjudicar la libertad de los otros. Sin fronteras. Sin límites. Cualquier código de leyes que sobrepase el límite de no perjudicar la libertad de otros es visto como un ataque contra mi status de “Hombre libre”. Y si por el camino dejamos de lado el aspecto moral de nuestra acción, en el fondo se justifica ya que estamos ejerciendo nuestra libertad.

La religión judía nos da una receta muy conocida para poder alcanzar la verdadera libertad. El hombre atestado de deseos y codicias tiene que ser capaz de controlar sus impulsos. El conocido “Yetzer Hará” muchos lo definen como “inclinación al mal”, siendo realmente la inclinación en la búsqueda por el placer, la propiedad, la comodidad, la posesión, los deseos…sin límites, que nos puede conducir al mal.

La lucha por vencer a nuestros instintos no es atribuible a nuestra capacidad cerebral, la nutrición, al deporte o a la dieta. Las herramientas son la conciencia, la persistencia, las ganas de mejorarse, la fuerza…y una ayuda divina indudable ante cualquier ojo que analice el éxito y la supervivencia del Pueblo judío durante tantos años. Al hacerlo, logramos mejorarnos, logramos ser un ejemplo para el mundo, un ejemplo de la verdadera definición de libertad.

Por tanto, en los días anteriores a Pésaj, fue una muy buena ocasión para limpiar el “jametz” que tenemos…en nosotros mismos, de cara a conocer el sentido real del término “libertad”.

Jacob Israel, a cardo de United with Israel en español.

shutterstock_196518893

¡Suscríbete al mejor boletín de noticias sobre Israel en español!

United with Israel publica historias como esta todos los días. Creemos que nuestro trabajo permite tener una visión más equilibrada de Israel. Con tanta parcialidad de los medios anti-Israelíes, necesitamos ser cada día más fuertes para poder hacer frente a tanta propaganda al servicio del terrorismo palestino. ¡SUSCRÍBETE!

Es tu momento.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para asegurarte de que estás obteniendo las mejores y más recientes historias de United with Israel. Juntos podemos hacer la diferencia y ganar la guerra de los medios.

HAZ CLIC AQUÍ PARA SUSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO

Donate to Israel