Los soldados de las FDI rezan en el Kotel, Muro Occidental. (Nati Shohat/Flash90) (Nati Shohat/Flash90)

Cada vez que el conflicto palestino-israelí entra en erupción en Israel, todo el mundo nos ofrece consejos e incluso intervención activa. Lo cierto es que, también en las épocas de tranquilidad, el mundo entero parece estar ocupado con el conflicto en Oriente Próximo. Solamente en los últimos años, cientos de miles de personas han perdido la vida en los países colindantes, millones de personas se han desplazado y se ha llevado a naciones enteras a la destrucción.

Y sin embargo la ONU dedica mucho más tiempo a debatir el conflicto en Oriente Próximo (y condenar a Israel) que a tratar todas las otras crisis en el mundo. Así que, realmente, ¿qué o quién está detrás de la situación en Israel? ¿Y cuál puede ser la solución? El conflicto en Oriente Medio no es por un territorio. Es un conflicto ideológico. Quizás hay razones prácticas desempeñando un papel tras bastidores; pero cuando se contempla desde una perspectiva más amplia –basada en los antiguos principios de Israel– el terror que se despliega por el estado de Israel es el resultado directo de descuidar las relaciones entre nosotros: el pueblo de Israel . Seremos capaces de detener el terror si nos ponemos a trabajar en la construcción de una sociedad en la que todos seamos responsables unos de otros, en la que nos tratemos bien unos a otros. Y el examen a las fuentes de la sabiduría de la Cabalá revela que la ley de la naturaleza nos dicta que eso es precisamente lo que tenemos que hacer.

¿Quién es el responsable? ¿Qué quiere el mundo de Israel? Comparado con las superpotencias, Israel aparece como un pequeño punto indefenso sobre el mapa. Y sin embargo, a lo largo de las generaciones, nuestros sabios han insistido en que “Todo depende de Israel”. 1] Está escrito en El libro del Zóhar que “del mismo modo que los órganos del cuerpo no pueden existir ni un minuto en este mundo sin el corazón, tampoco las demás naciones del mundo pueden existir sin Israel”. [2] Rav Kook profundizó ​​un poco más sobre el papel de Israel cuando escribió: “La construcción del mundo, actualmente abatido por los terribles azotes de una espada ensangrentada, necesita la construcción de la nación de Israel (…) anticipar una fuerza llena unidad (…) que se encuentra en Israel”.[3] Al parecer, somos nosotros –Israel– quienes mueven los procesos en nuestro mundo.

 

¿Podemos restaurar el equilibrio en Israel? ¿De quién depende? Israel depende de una sola cosa: del poder de la conexión. “La unidad social puede ser la fuente de todas las alegrías y éxitos” [4].

Esto significa que mediante el establecimiento de vínculos positivos entre nosotros, componemos la imagen de nuestra realidad cotidiana. La única razón que puede detener, retrasar u obstruir esa conexión es la división y el distanciamiento entre nosotros. Y por eso “en cada generación se nos exige que fortalezcamos la unidad entre nosotros para que nuestros enemigos no nos sometan” [5], ya que “Cuando en Israel hay amor, unidad y camaradería entre unos y otros, ninguna calamidad puede acaecer sobre ellos”. [6] Además, nuestros sabios dijeron que “Todo Israel son responsables unos de otros” [7], y “Israel no será redimido hasta que todos estén como un manojo” [8]. En otras palabras: el nivel de unión del pueblo de Israel tiene un reflejo en la política, en la seguridad y en la situación social. La conexión es lo único que puede redimir a la gente de las dificultades y la desolación, ya que “Cuando Israel son como un solo hombre con un solo corazón, son como una muralla contra las fuerzas del mal”. [9] Por qué concretamente nosotros –el pueblo de Israel– podemos cambiar la situación El pueblo de Israel es un grupo con una ideología única en este mundo. La primera vez que nos reunimos fue aproximadamente hace 4.000 años en la antigua Babilonia: “Abraham el Patriarca fue y convocó por el nombre del Señor hasta que una gran comunidad se congregó en torno a él, llamada ‘el pueblo de la casa de Abraham’. Y aquello continuó creciendo hasta convertirse en la asamblea de la congregación de Israel” [10].

Tenemos el método para influir en las fuerzas de la naturaleza, porque “Israel están por encima de la naturaleza”. [11] ¿Cuál es el motivo de la actual ola de terrorismo y por qué somos odiados? Desde hace tiempo, el mundo se ha convertido en una aldea global donde todos estamos interconectados y somos interdependientes. Inconscientemente, las naciones sienten que nosotros, el pueblo de Israel, somos la clave de la felicidad. Sin embargo, la desidia con nuestra misión histórica y la no aplicación del método de conexión en nuestras relaciones, despierta el odio del resto del mundo hacia nosotros. “En una generación así, todos los destructores entre las Naciones del Mundo levantan sus cabezas y desean principalmente destruir y matar a los hijos de Israel, como está escrito (Yevamot 63), ‘Ninguna calamidad sobreviene al mundo, sino es por Israel’”. [12]

¿Cómo puede la conexión del pueblo de Israel frenar la próxima ola de terrorismo? Rav Yehuda Ashlag, conocido como Baal HaSulam (dueño de la escalera) por su Comentario Sulam(escalera) sobre El libro del Zóhar, escribió que “La redención de Israel y la totalidad de los méritos de Israel dependen del estudio de El Zóhar y la interioridad de la Torá. Y viceversa: toda la destrucción y el declive de los hijos de Israel ocurre porque han abandonado la interioridad de la Torá. Ellos han degradado su mérito y lo han convertido en algo aparentemente superfluo”[13].

Rabí Akiva dijo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo; esta es una gran ley de la Torá” [14]. Precisamente la unidad y el amor entre nosotros nos pueden llevar a estar en correspondencia con el sistema de la naturaleza; y solamente entonces las naciones del mundo reconocerán el mérito de Israel, como está escrito en El Zóhar: “Con esta composición, que es El libro del Zóhar, ellos [Israel] saldrán del exilio con misericordia”. [15] En nuestra vida cotidiana ¿cómo expresar unidad entre nosotros? Debemos poner en práctica el principio de la solidaridad mutua, ya que “Todo Israel son amigos”. “Todo Israel son garantes mutuos [responsables unos de otros], lo cual significa que cuando todos están juntos, solamente ven el bien” {16}. Este es el momento de “redescubrir el amor nacional inculcado en nosotros desde la época en que estábamos en nuestra tierra, como una nación entre naciones” [17].

Debemos acordar que, a partir de ahora, vamos a empezar a tratar a los demás como hermanos: en pensamiento, palabras y acción. ¿Por qué concretamente la sabiduría de la Cabalá nos enseña acerca de la corrección del mundo? La sabiduría de la Cabalá es una ciencia que explica las fuerzas de la naturaleza ocultas a nuestra percepción que actúan sobre el pueblo de Israel y, en consecuencia, sobre el mundo y el conjunto de la realidad. La Cábala se ocupa de una sola cosa: lograr la conexión entre nosotros con el fin de alcanzar el equilibrio con la fuerza que gobierna la naturaleza. Esa fuerza se denomina “Creador”. En palabras de Baal HaSulam, “Esta sabiduría es (…) una secuencia de raíces, que penden a modo de causa y efecto, por leyes fijas determinadas, entrelazándose en una sola y elevada meta: la revelación de Su Divinidad a Sus criaturas en este mundo”. [18]

¿Por qué este momento es tan especial? ¿Por qué es tan importante nuestra unidad precisamente ahora? Nos encontramos en un momento muy especial de nuestro proceso de desarrollo. El libro del Zóharescribe sobre este punto que “Los hijos de Ismael están destinados a evocar grandes guerras en el mundo” [19]. Por esa razón, “Si perdemos la oportunidad y no nos elevamos como uno solo, con los grandes esfuerzos necesarios en los momentos de peligro, para garantizar nuestra permanencia en la tierra, entonces, los acontecimientos que nos esperan suponen una gran amenaza para nosotros, ya que la situación se desarrolla favorablemente para nuestros enemigos, que buscan hacernos desaparecer de la faz de la Tierra.

También está claro que el enorme esfuerzo que nos exige el accidentado camino que tenemos ante nosotros precisa de la unidad, sólida y dura como el acero, de todas las partes de la nación, sin excepción. Si no salimos en filas cerradas hacia las poderosas fuerzas que nos esperan en nuestro camino para hacernos daño, veremos que nuestra esperanza está de antemano destinada al fracaso”. [20]

¿Qué podemos hacer? Aplicar el principio de la solidaridad mutua Comencemos a cultivar entre nosotros de facto el principio de la solidaridad mutua. En cuanto pongamos en marcha esta conexión, veremos cómo afecta a nuestra vida cotidiana y cómo realmente puede cambiar las cosas para mejor. De esta manera, gradualmente pasaremos a ser “como un solo hombre con un solo corazón” [21], y tendremos garantizada la seguridad y un buen futuro. La Tierra Santa se convertirá en un rayo de esperanza para el mundo entero; ese es su papel histórico y su razón de ser. Ojalá conozcamos días más apacibles, días mejores. Referencias: 1   Rabí David Solomon Eibenschutz, Sauces del arroyo, Porción Lej Leja 2   El libro del Zóhar, Pinjás 3   Rav Yitzhak HaCohen Kook (el Rayá), Orot [Luces], 16 4   Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), La libertad 5   Rabí Eliyahu KiTov, El libro de la consciencia, Capítulo 16 6   Rabí Kalonymus Kalman Halevi Epstein, Maor VaShemesh [Luz y sol], Nitzavim [Firmes] 7   Sanhedrin 27b, Shavuot 39a 8   Midrash Tanhuma, Nitzavim, Capítulo 1 9   Rabí Shmuel Bornstein, Shem MiShmuel [Un nombre de Samuel], VaYakhel [Y Moisés reunió] 10 Rabí Shmuel Bornstein, Shem MiShmuel [Un nombre de Samuel], Haazinu [Presta oído] 11 Rabí Najman de Breslav, Likutey Halachot [Leyes seleccionadas] 13 Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), “Introducción al libro del Zóhar”, punto 71 14 Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), “Introducción al libro del Zóhar”, punto 69 15 (Bereshit Rabá, Capítulo 24) 16 El libro del Zóhar, Nasso, p 124b 17 Rabí Simjá Bonim Bonhart de Peshisja, Una voz que anuncia, Parte 1, Balak 18 Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), La nación 19 Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), “La esencia de la sabiduría de la Cabalá” 20 El libro del Zóhar, VaEra, punto 204 21 Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), Los escritos de Baal HaSulam, “La nación”, p. 487 22 Rabí Shlomo Ben Yitzhak (RASHI), La interpretación RASHI sobre la Torá, “Acerca del Éxodo”, 19:2   Fuente: Michael Laitman Profesor de ontología, Doctor en filosofía y cabalá y Licenciado en biocibernética médica. Fundador y presidente del instituto ARI. Imparte diariamente lecciones de Cabalá a una audiencia aproximada de 2 millones de personas de todo el mundo, con traducción simultánea a distintos idiomas, entre ellos: inglés, alemán, italiano, ruso, francés, turco y castellano. Al día de hoy se han publicado más de 40 libros, traducidos a 35 idiomas. Entre sus obras se encuentran: “Como un manojo de cañas”, “La guía para el nuevo mundo” y “La psicología de la sociedad integral” entre muchos más.