Idit Harel Segal, donó un riñón a un niño palestino de la Franja de Gaza. (Foto AP / Maya Alleruzzo) (Foto AP / Maya Alleruzzo)

La donante, una orgullosa israelí que busca dar un ejemplo de generosidad, fue impulsada por los recuerdos de su difunto abuelo, un sobreviviente del Holocausto.

Por Associated Press

Idit Harel Segal cumplía 50 años y decidió que ella iba a ser la que daría un regalo: iba a dar uno de sus propios riñones a un extraño.

La maestra de jardín de infantes, una orgullosa israelí que busca dar un ejemplo de generosidad, fue impulsada por los recuerdos de su difunto abuelo, un sobreviviente del Holocausto.

Él le dijo que viviera de manera significativa y mantuviera la tradición judía, que enseña que no hay mayor deber que salvar una vida.

Segal se puso en contacto con un grupo que vincula a donantes y receptores, y puso en marcha un proceso de nueve meses para transferir su riñón a alguien que lo necesitara.

Ese alguien resultó ser un niño palestino de 3 años de la Franja de Gaza.

«No me conoces, pero pronto estaremos muy cerca porque mi riñón estará en tu cuerpo», le escribió Segal en hebreo al niño, cuya familia pidió no ser identificada por el peligro que supone para ellos tener cualquier contacto con israelíes, incluidos los del grupo terrorista Hamas, que se oponen a cooperar con el enemigo.

Un amigo tradujo la carta al árabe para que la familia la entendiera. «Espero con todo mi corazón que esta cirugía tenga éxito y que usted viva una vida larga, saludable y significativa».

Justo después de la guerra de 11 días lanzada por Hamas, que disparó miles de cohetes contra civiles israelíes, Segal escribió: «Dejé de lado la ira y la frustración y solo veo una cosa. Veo esperanza de paz y amor».

«Y si habrá más como nosotros, no habrá nada por lo que pelear», agregó.

El autosacrificio de Segal es notable a la luz del hecho de que ha perdido a tres familiares en ataques terroristas perpetrados por palestinos.

Cuando se enteró de la identidad del niño, se guardó los detalles para sí misma durante meses.

Matnat Chaim, una organización no gubernamental en Jerusalem, coordinó el intercambio, dijo la directora ejecutiva del grupo, Sharona Sherman.

El mismo día que su hijo recibió un riñón nuevo, el padre del niño donó uno propio, a una israelí de 25 años y madre de dos hijos.

En Israel, la donación del padre se considera un incentivo para aumentar el grupo de donantes.

Segal dijo que honró a su abuelo de una manera que la ayuda a sobrellevar el dolor de su muerte hace cinco años.

La víspera de la cirugía de Segal, llamó su padre.

«No recuerdo lo que dijo porque estaba llorando», dijo Segal. Luego, ella le dijo que su riñón iba a parar a un niño palestino.

Por un momento hubo silencio. Y luego habló su padre.

«Bueno», dijo, «él también necesita la vida».

Donate to Israel