S-300 missile system. (AP) (AP)

Related:

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, anunció que Moscú suministrará los avanzados sistemas de defensa antimisiles S-300 a Siria dentro de dos semanas, tras el derribo del avión militar ruso Ilyushin Il-20, perpetrado por las baterías antiaéreas sirias, al intentar repeler un ataque de la Fuerza Aérea de Israel.

La unidad antiaérea estará equipada, según los reportes, con sistemas de seguimiento y guía rusos para que “enfríe las ‘cabezas calientes’ contra actuaciones que ponen en peligro a nuestros militares”, según manifestó Shoigu, en una clara alusión a Israel.

El anuncio se produce tras la presentación por parte del Ministerio de Defensa ruso de su investigación del derribo del avión de reconocimiento ruso, que concluyó responsabilizando a Israel por la aniquilación del aparato, provocando la muerte de sus quince tripulantes.

“Las fuerzas armadas sirias recibirán en un plazo de dos semanas un sistema de misiles antiaéreos S-300, capaz de interceptar medios de ataques aéreos a una distancia superior a 250 kilómetros y atacar simultáneamente varios objetivos”, expresó Shoigu.

“Quiero subrayar que en 2013 habíamos suspendido el suministro de los S-300 a Siria por petición de la parte israelí. Ahora la situación ha cambiado, y no por nuestra culpa”, puntualizó el ministro ruso.

Shoigu añadió que Rusia comenzará a usar dispositivos electromagnéticos para evitar las comunicaciones satelitales frentes a las costas de Siria.

La oficina del presidente Bashar al Assad reveló que el presidente ruso, Vladimir Putin, le transmitió personalmente al mandatario sirio sobre la transferencia de las baterías S-300, para garantizar una mejor protección a sus fuerzas en la región.

Los oficiales rusos añadieron que los anticuados sistemas S-200 no eran lo suficientemente sofisticados como para identificar al avión ruso como una aeronave amiga.

Fuente: Aurora