Credit: AP/Local Committee of Arbeen Credit: AP/Local Committee of Arbeen

Credit: AP/Local Committee of Arbeen

Créditos: AP/Comité Local de Arbeen

Periodistas civiles han confirmado a la AP que el miércoles pasado por la mañana el ejército de Siria del presidente Bashar al-Assad ha utilizado armas químicas en áreas civiles controladas por los rebeldes en el este y el oeste de Damasco.

Poco después, los medios de comunicación han publicado fotos y videos de cadáveres con heridas no visibles. La cifra exacta de muertos aún se desconoce. Mientras la ONG británica, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos estima que el ataque ha causado 40 víctimas, mientras que fuentes del Ejército Libre de Siria indican que el número es mucho mayor, alrededor de 1.300 muertes.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, comentó: «Este acto se suma a la lista de crímenes cometidos por el régimen sirio, con la ayuda de Irán y Hezbollah, contra el pueblo sirio».

Reuters informó el jueves por la mañana que los depósitos lanzados por las fuerzas de Assad bombardearon los barrios civiles a lo largo del borde oriental de Damasco.

El año pasado, el presidente estadounidense Barack Obama precisó que el uso de Assad de armas químicas sería una «línea roja», que daría lugar a la intervención de EE.UU. Si bien los inspectores de las Naciones Unidas con sede en Siria aún no han investigado la supuesta agresión, la ONU ha pedido una investigación inmediata sobre los acontecimientos de ayer.

En los últimos dos años, más de 100 000 personas han muerto en la guerra civil siria.