A Jewish man examines a citron, known as an etrog. (Hadas Parush/Flash90) (Hadas Parush/Flash90)

Related:

De acuerdo al Profesor Ari Schaffer de Bet Dagan, Israel, si bien no es una de las 7 plantas/frutas típicas de Israel mencionadas en la Torá (trigo, cebada, uva, higo, granada, aceituna y dátiles), el etrog es una fruta nativa y típica de la tierra de Israel. Este dato ya habría sido sugerido por Maimónides en su «Guía de los Perplejos» donde explicó que la Torá encomendó utilizar estas 4 plantas porque eran muy comunes y fácilmente obtenibles en la tierra de Israel.

El etrog fue un icono judío tan predominante que se encuentra en varios mosaicos y muchas monedas del Israel antiguo. Por ejemplo, en las monedas del año 66 de la era común, previa destrucción de nuestro Segundo Templo, y especialmente en las monedas acuñadas en los años de la rebelión de Bar Kojbá, 130- 135 de la era común.

En esa época Bar Cojbá, apoyado por rabbi Aqibá, lideró un ejercito que intentó rebelarse contra el imperio Romano, pero fracasó.

El uso de etroguim en las monedas de la rebelión de bar Cojbá es aún más conmovedor cuando recordamos el gran descubrimiento del arqueólogo Israeli Igal Yadín, quien encontró una carta intacta en las cuevas del desierto de Yehudá escritas por el propio Bar Kojba, donde se expresa las dificultades de abastecimiento para sus tropas.

Este es el texto de la carta.

«Shimon [bar Cojbá] a Yehudah: …. He enviado dos burros y te envío dos hombres con ellos para Yehonatan bar Be’ayan y Masabla. Deberán cargar los burros y traer de nuevo con ellos ramas de palmera [lulabim] y etroguim. Y también preocupante de enviar a otros para que traigan al campamento ramas de mirtos y ramas de sauces. Ved que ya esté separado el diezmo (ma’aser). Enviad todo a mi campamento. Nuestro ejército es grande. Shalom. «.

Esta es la carta original de Bar Cojbá en hebreo antiguo

El comandante en jefe del ejercito judío (el último ejercito judío antes del actual Ejercito de Israel, o Tsahal) se preocupa personalmente que todos sus soldados tengan suficientes reservas de las 4 plantas, para celebrar este importante precepto de Sucot.

Pero si bien el etrog es oriundo de Israel, al etrog se lo encuentra también en la costa del mediterráneo. Hay ciudades que son famosas por la extraordinaria calidad de sus etroguim, como Calabria (Italia), la isla de Córsica (Francia) o la isla de Corfu (Grecia). Uno puede encontrar etroguim también en Líbano, Libya, Yemen, Marruecos, etc.

¿Pero, cómo llegó el etrog a esos lugares del mundo?

La hipótesis más aceptada al día de hoy es que el etrog fue llevado desde Israel a otros lugares del mundo con la dispersión de los judíos por el mundo, para una misión exclusiva y muy especifica: la fiesta de Sucot.

¿Por qué?

Porque a diferencia del limón u otros cítricos el árbol del etrog es relativamente frágil, muy sensible a enfermedades que pueden afectar su raíz, vive relativamente pocos años (12-15, a diferencia del limón que puede vivir 25-30 años), y demanda mucha más cantidad de agua que otros cítricos. Ademas, el fruto casi no tiene pulpa. ¿Por cuál otro motivo, entonces, se habrían plantado etroguim en los huertos del Mar Mediterráneo?

Durante mucho tiempo los etroguim de estas zonas suplantaron a los etroguim de Israel. No fue sino hasta tiempos muy recientes, mediados del siglo 19, que por la iniciativa de Sir Moises Montefiore los etroguim volvieron a cultivarse en Israel

Este año, por ser un año sabático (shebi’it) durante el cual, entre otras cosas, está prohibido comercializar productos agrícolas de Israel, la mayoría de los Yehudim de la diáspora hemos usado etroguim de Marruecos, Italia, etc. Pero es bueno saber que las verdaderas raíces de esos etroguim, siguen siendo judías….

Por: Yosef Biton