Lamentablemente, Europa ha optado por no hablar. Como ha escrito Eli Lake, de Bloomberg, Irán no necesita nuestro apaciguamiento, sino “una nueva revolución”.

"El cuestionamiento de este estado [de Israel] y su derecho a la existencia es algo que nosotros los alemanes no podemos aceptar".