El ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, dijo este lunes que Israel y EE. UU. habían restablecido los lazos de inteligencia y estaban trabajando para desarrollar un “plan B” si las conversaciones estancadas entre Washington y Teherán sobre el acuerdo nuclear con Irán fracasan.

Mientras Irán continúa avanzando con su programa nuclear y EE.UU presiona para que se vuelva a cumplir con un acuerdo nuclear de 2015, algunos advierten que el tiempo de las negociaciones ha terminado.

Lamentablemente, Europa ha optado por no hablar. Como ha escrito Eli Lake, de Bloomberg, Irán no necesita nuestro apaciguamiento, sino “una nueva revolución”.

"El cuestionamiento de este estado [de Israel] y su derecho a la existencia es algo que nosotros los alemanes no podemos aceptar".