Aunque se vista de seda, y los artificiosos afeites lleguen a disimular casi acabadamente los rasgos que le son propios, el BDS es lo que es: un movimiento antisemita que aboga por la eliminación de Israel. 

La nueva ley de Irán, que penaliza el uso de hardware y software israelí, será absolutamente devastadora para la población inocente y, en muchos casos, una cuestión de vida o muerte.