Con una población de más de 8,5 millones de habitantes y una esperanza de vida al nacer de 82.1 años, relativamente alta, Israel se ubica como uno de los países mejor posicionados económicamente gracias a su constante desarrollo.

La economía de Israel creció a una tasa preliminar anualizada del 4,1% en el tercer trimestre, informó la Oficina Central de Estadísticas, sorprendiendo a los pronosticadores al acelerarse repentinamente luego de una lenta primera mitad.

Haga clic abajo y escucha al Embajador (ret.) Yoram Ettinger explicando cómo la escasez de recursos y las guerras y el terrorismo han sido simplemente baches en el camino al crecimiento económico y tecnológico sin precedentes de Israel.

¡Tasa de desempleo récord en Israel! El número de israelíes que tienen puestos de trabajo a tiempo completo creció en 29.000 en octubre, y el número de israelíes que tienen puestos de trabajo a tiempo parcial se redujo en 22.000.

Como los aguacates pueden crecer en una amplia gama de suelos, los cuales se extienden desde la llanura costera hacia el valle del Jordán y la Alta Galilea. La temporada de aguacate israelí está en marcha. El aguacate israelí en concreto es un producto muy popular.

La Oficina Central de Estadísticas informó que el superávit en cuenta corriente de Israel se amplió a 9100 millones de dólares el año pasado, respecto de la cifra 6900 millones de dólares de 2013. La inversión extranjera también aumentó.

El salario mínimo en Israel es actualizado cada año el primero de abril y corresponde a un porcentaje del salario promedio en el mercado actual, el cual tiene validez a partir del día establecido. Este porcentaje es en la actualidad de 47.5.

52 de esos emprendimientos fueron comprados durante 2014 por empresas mas grandes las cuales pagaron 15 billones de dólares por las jóvenes promesas israelíes en el mundo de los negocios y la tecnología.

Mucha gente recuerda a menudo que Israel es la única democracia de Oriente Medio. Y es cierto. Pero a mí siempre me ha admirado más que también sea el único país próspero de la zona. Es que no hay cómo explicarlo: ocho millones de personas, metidas en una franja de terreno más pequeña que la Comunidad Valenciana. Tipos que en su gran mayoría salieron escapando de sus países de origen con apenas un puñado de posesiones. Familias que edificaron su hogar sobre el desierto más inhóspito. Rodeados de enemigos que querían acabar con ellos y que les obligaban a un esfuerzo económico para protegerse y a una dedicación de su tiempo que desde la confortable Europa Occidental no nos podemos imaginar.

Los autores Dan Senor y Paul Singer, preguntan cómo es posible también que Israel, per cápita, atrajo a más de doble de la inversión de capital de riesgo que los EE.UU. y 30 veces más que Europa.