El Real Madrid, uno de los equipos más laureados de la historia, más condecorados y más ejemplares, dejó ayer de ser Real, y pasó a ser otra cosa. Cobardes, hipócritas y antisemitas serían de no hacerlo. Hay partido