Grecia se unió a otros países europeos en el reconocimiento de un Estado palestino con una declaración simbólica no vinculante que tuvo lugar después que el presidente Autoridad Palestina Mahmoud Abbas se dirigiera al parlamento griego.

Se trató de una votación sin carácter vinculante que ni siquiera establece una fecha. El Parlamento español es el tercero en Europa que, tras los precedentes británico e irlandés, aprueba una medida así, y pronto será el francés el que realice una votación sobre el mismo asunto.